‘Opinadores’ sexuales

Agosto 31, 2010 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

El derecho a opinar no se pierde nunca. Cada quien es dueño de sus palabras y ,por lógica, de sus pensamientos y de sus experiencias. En el Foro que este periódico convocó quedó muy clara la línea entre un ‘opinador’ y un conocedor del tema. Cuando el concejal Clavijo se refirió a “lo que dice Jesús” y luego a “las perversiones de la sexualidad”, para rematar con las anécdotas personales de la madre de familia sobre la información que ella “no permitiría que sus hijos tuvieran” fue muy clara la diferencia entre lo que se opina y lo que es ciencia. Con la sexualidad sucede algo bien particular: como todos los seres humanos la viven, se considera que esto da ‘autoridad’ para pontificar del tema.Pero, qué pena, la versión particular de cada quien no es ‘científica’: es sólo su opinión, válida como anécdota o como chisme en reunión de amigos. Nunca ni jamás puede servir como argumentación sobre lo que se debe hacer o no en materia de orientación sexual seria. Ni siquiera las experiencias dolorosas de personas transexuales son válidas como razón para educar en el tema. La equidad de género tiene bases científicas desde donde se sustentan los procesos que se llevan a cabo. Y más con los datos reales sobre los niveles de violencia que se viven cuando no se acepta el respeto por la diferencia en cualquier área humana.Si lo que expresan algunos concejales como Ruiz (la homosexualidad es una enfermedad) y Clavijo (lo que dice la Biblia) son las argumentaciones para sustentar un tema científico no se llegará a ninguna orientación sexual adecuada porque no se saldrá de la ignorancia y de los prejuicios. Si el tema es jurídico o sobre asuntos médicos se podría opinar que no se está de acuerdo o que no se acepta, pero la ley o la salud se imponen sobre las opiniones. ¿Por qué no se ha podido aclarar el tema de la Gobernación del Valle?: porque una cosa es la ley y otra lo que se desearía. Igual en el tema de la sexualidad: una cosa es lo que se opine y otra lo que se debe hacer desde el punto de vista científico. El trabajo que se ha hecho en este proceso desde la Secretaría de Educación es serio, tiene antecedentes en el trabajo que el Ministerio de Educación hizo hace un tiempo (que también contó con toda la resistencia de la opinión pública por ‘atrevido’), pero debe continuar. Las canciones no se pueden “controlar” ni pueden llevar explicaciones constantes (¿a alguien se le ocurrió decir algo por el agresivo y discriminador vallenato de Carlos Vives ‘Celosa’ que le da licencia al hombre para abusar de su condición de macho?).Son interesantes las opiniones porque pueden aportar información sobre el grado de ignorancia que se posee o la manera particular de recibir las explicaciones. Pero en un tema tan delicado y necesario como éste más valen la claridad y el supuesto escándalo que la mojigatería o el exceso de prudencia. Nadie se vuelve homosexual o heterosexual por moda, por ensayo o por aprendizaje. Y si hombres o mujeres adultos cambian de parejas sexuales, incluido el cambio de sexo en su elección, significa que en los procesos del amor y del placer los seres humanos estamos aprendiendo qué es lo importante en las relaciones humanas. La reproducción no es ahora el motor de elección y motivación en la sexualidad. Las nuevas generaciones ya lo experimentan sin necesidad del permiso de los mayores. Sólo que algunos adultos prefieren imitar el juego de la avestruz…

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad