Novena para niños

Diciembre 13, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Hace ya varios años, en el lanzamiento del trabajo de Tecnoquímicas sobre la historia de la medicina en Colombia, el director del proyecto doctor Emilio Quevedo, expresó una frase memorable, que dicha por un científico de mente racional, confirmaba lo que ha trabajado desde sus inicios la psicología transpersonal: “todo tiene que ver con todo”. Traigo a colación este recuerdo porque, en estos momentos de conmoción por el crimen de Yuliana, es interesante precisar y afirmar que “todo Sí tiene que ver con todo”. Y, un ejemplo, aún cuando a Maluma le parece que “desde su corazón puede hacer lo que quiera” sus canciones sí contribuyen a una degradación de la mujer. Un sociópata puede utilizar la misma expresión del cantante y repetir “la maté porque me lo dijo el corazón”. Entonces…Y más que darnos golpes de pecho, hacer cátedra de interpretación (que inconsciencia la de Vicky Dávila) vale la pena construir opciones que prevengan hechos semejantes. No son las cárceles ni las penas perpetuas las que remedian el problema. A lo que ‘está hecho’ en formación de personalidades y patologías le corresponde una consecuencia de esa dimensión, pero ni la cárcel ni cadena perpetua son, nunca ni jamás, preventivas.En la serie ‘Historia de Dios’ el actor Morgan Freeman trae un ejemplo de lo que sucede en la conducta de los niños cuando son conscientes de que existe ‘algo más’ que el mundo material: ¡Sus actuaciones cambian así tengan 7 años! La confirmación del sentido de trascendencia modifica el comportamiento humano. La vida material, la de ahora, es una estación de paso en el proceso de evolución. Nuestros actos tienen consecuencia y eso se le puede, se le debe enseñar a un niño. No es con miedo, ni castigos sino recalcando que nuestro actuar tiene consecuencias y que ‘no desaparecemos’ cuando nos morimos materialmente. El nuevo libro de Elsa Lucía Arango ‘Mundos invisibles’ es contundente al respecto. Pero para construir trascendencia y espiritualidad en los niños, que bueno empezar por rezar una novena de navidad que ellos entiendan y comprendan. No se requiere seguir repitiendo “padre putativo” o “benignísimo Dios” que no es claro para la mente infantil. La Novena de Navidad para niños, con prólogo de Gonzalo Gallo, es una oportunidad maravillosa de hablar de trascendencia en lenguaje de ellos. La Virgen con barriga que ellos pueden dibujar mientras asimilan el propósito de cada día es una buena manera de comenzar a crear conciencia que somos algo más que un cuerpito para comer, reproducirnos y gozar. Sentido de trascendencia básico para construir mejores seres humanos. Hablarles de la vida y de la muerte, de cómo cuidar la naturaleza, de cómo respetar al compañero que no nos guste (así no nos guste), que papa y mamá pueden fallar todo ello, desde la espiritualidad es una forma de construir seres conscientes y responsables. La historia del ‘niño’ Dios, o cualquier concepto espiritual, no es una historia de regalos. Es una historia de trascendencia. Por qué estamos aquí, quién enseña y quién aprende. Sentarnos en familia al lado de un símbolo religioso, hacer propósitos de cambio, es una buena forma de ‘reparar’ historias que no quisiéramos que se repitieran. La Novena de Navidad especial para niños es una manera sencilla de comenzar… Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas