‘María’, ¿tiene vigencia?

‘María’, ¿tiene vigencia?

Octubre 30, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gloria H.

Asociar a Jorge Isaacs y ‘María’ es inevitable. Sin embargo no creo que su único mérito fuera escribir ‘María’, su vida está llena de situaciones significativas que fueron divulgadas en los últimos días. Por ello, cuestionar la vigencia de ‘María’ no significa cuestionar los méritos del autor. Debo confesar, entonces, que no entiendo cómo hoy las nuevas generaciones leen ‘María’, ¡sin dormirse! Sé que el texto es representativo del Valle, sé que adoro a mi tierra, pero también es válido que aquí en un Valle incluyente y tolerante, podemos tener maneras diferentes de ‘mirar’ el acontecer regional. La obra como trabajo literario es una cosa, la región que describe es otra y la actualidad del manuscrito, otra. Reunir los tres componentes y hacer una amalgama para justificar su vigencia, lo considero una equivocación, o más suave, un despropósito.

Personalmente, no la soporto. No me la imagino en el mundo de hoy. No sé cómo un joven del Siglo XXI puede digerirla. No entiendo cómo se le ocurre a un profesor exigirla como texto para una clase de español. No logro asimilar qué podrían hacer hoy María y Efraín en el acelerado mundo actual. Cómo, un muchachito o muchachita de 14 años, en el mundo de los juegos electrónicos, la época de los animados japoneses, la era de las galaxias, o en los mundos llenos de colores, movimiento y empuje, pueda resistir dos páginas seguidas de ‘María’. Sí, que estoy diciendo algo que para muchos sonará a blasfemia, pero ¡es real! Que la obra es poética, que transcribe paisajes increíbles del Valle del Cauca, también es cierto. Pero en el trepidar del mundo de hoy, qué difícil es poder digerir ‘María’ y descubrir su valor como obra perenne. Como texto representativo para las generaciones del Siglo XXI.

‘María’ es un referente vallecaucano y debería ser consultada para estudiosos de literatura o interesados en temas de vallecaucanidad. Es un texto para expertos o especialmente motivados. Pero pretender que ‘guste’, que la ‘disfrute’, un joven en bachillerato lo considero un poco pretencioso. ¡El mundo cambió! No podré renunciar nunca a mi profesión inicial de profesora de Literatura (con título) y por ello entiendo que sintonizar con el momento del estudiante es vital. No educamos tan sólo para llenar de conocimientos sino también para darle sentido a sus vidas. Y ‘María’ está a años luz de la vida de los jóvenes de hoy. O en términos de la novela, su idealismo termina siendo chocante precisamente por iluso. Salido de la realidad, el mundo de hoy “no soporta” la lentitud de ‘María’.

En el mundo real para un adolescente es mas fácil acercarse en vivo y en directo a la hacienda El Paraíso que digerir la novela. Donde no pasa nada. Donde las descripciones requieren de la fantasía del lector para suponer lo que sucede. ‘María’ es vallecaucana, sí, pero hay que buscar ‘adaptarla’ al mundo de la juventud de manera que dé información sobre la historia del Valle, pero que no se ‘duerman’ en el aprendizaje. Leerla por obligación puede matar el gusto por la lectura. Hay textos maravillosos que pueden consultarse, pero imponerlos en procesos educativos es un suicidio. Lo importante es que las nuevas generaciones conozcan y valoren nuestra historia. Pero que no se aburran con ella. ¡Ni se duerman!

Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas