Interpretando a Íngrid

Interpretando a Íngrid

Septiembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

La información sobre su vida está en los medios. Es un personaje público y como tal no puede evadirse del ‘juicio’ social. ¿Que puede ser injusto? Sí. ¿Que puede ser distorsionado? También. Pero de alguna manera son datos de su historia que construyen el perfil de su personalidad. Además sus actuaciones parecen corroborar lo que recibió a través de la historia familiar. Su padre y su madre marcan su destino, como les sucede a todos los seres humanos…Íngrid es hija de un hombre brillante, intelectual, capaz y mayor, que se casa con una mujer bonita, no estudiada, de una condición intelectual y social inferior a la de su marido. Las diferencias personales y sociales entre su padre y su madre son evidentes. Es posible que para el momento del matrimonio de sus padres, era lo acostumbrado. Yolanda, su madre, consigue un muy buen partido, gracias a su belleza. Pero nunca alcanza los niveles intelectuales de un hombre que llegó a ser Ministro de Educación. Pero él, inteligente, consigue lo que se requiere en ese momento: una mujer bonita, para lucir y que disimule o esconda su problemas de difícil relación con las mujeres. Se ha rumorado que podría haber sido un homosexual que debió esconder su conducta sexual (y más en esa época) casándose con una mujer a la que ‘le haría el favor’ de mejorarle su nivel de vida a cambio de que él pudiera disimular sus dificultades. Por lo tanto Íngrid se educa en un medio donde las contradicciones son evidentes. La inteligencia es masculina y la manipulación femenina. Las mujeres ‘consiguen’ lo que quieren de los hombres gracias a sus encantos. Ella y su hermana Astrid han tenido ‘buenos partidos’, se mueven en el mundo diplomático y de poder, logrando compañeros poderosos y con dinero. Su primer marido es diplomático e ‘importante’. Cuando sale del secuestro lo que le ‘exige’ a Lecompte es dinero: como si fuera ‘su obligación’ dárselo porque para ‘eso’, son los hombres (de acuerdo a su historia personal). Íngrid es fiel hija de su madre: seductora, manipuladora, consciente de su poder, víctima cuando le conviene, exigente cuando las cosas no son a su manera. Pero no significa que Íngrid no sea inteligente: hereda, por decir lo menos, la capacidad intelectual del padre pero ‘aprende’ las artimañas de su madre. Es obvio que el matrimonio de sus padres no podía permanecer y cuando su padre fallece, hace años está separado de Yolanda.Es en la historia familiar donde radica gran parte de los rasgos de Íngrid. Yolanda su mamá es una mujer ‘no querida’ por Colombia. Pareciera como si nunca se hubiera podido ubicar: no fue de clase social privilegiada, no fue estudiada, a través de ‘obras de caridad‘ (albergue para niños) y de su belleza intentó conseguir reconocimiento y no obtiene ‘tanto’ como quiere. Se la percibe como una mujer ambiciosa e Íngrid es su ‘fiel hija’. Cuántas cosas de su personalidad no resultan de ser leal a su madre. Pero también, es posible que gran parte de los conflictos no expresados (puede que ni siquiera conscientes) con su mamá, los proyecte en conflictos con la ‘madre patria’ a la que desafía (cuando el secuestro), responsabiliza (cuando se siente víctima), agrede (cuando quiere demandar) o desprecia cuando no se siente acogida. Íngrid es egocéntrica, lo que en lenguaje psicológico significa que nunca creció en el terreno emocional y que por ello espera que ‘papá y mamᒠ(léase mundo, hombres, Estado) la sigan protegiendo y acolitando. Bueno, este es un perfil…

VER COMENTARIOS
Columnistas