Grabando, grabando

Grabando, grabando

Octubre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

El caso de Luciana Chacra Navarro, la niña colombo argentina sigue vigente. Está en Argentina, tranquila, extraña a su mamá y sin ella algunas noches le dan ganas de llorar. Su papá no permite que la vea (tecnología), sólo la puede oír y no responde preguntas sobre cómo es su compañera, la mujer que está educando a su hija. “No se meta en mi vida privada” argumenta. Pero una mamá o un papá tienen derecho a preguntar sobre la persona que está en contacto, educando a sus hijos . ¿Existirá, ahora si Icbf, (fuera del show) para vigilar lo que pasa con la niña?Este caso tiene tantos atropellos que amerita investigación responsable (¿de quién?) No deja de sorprender la ‘sincronicidad’ entre la Policía, Icbf y ‘Séptimo Día’, para la grabación del programa. El libreto fue ¡perfecto! Los 3 entes contribuyeron al espectáculo sin mediar que no era un show sino un drama, en vivo y en directo, donde se pisotearon los derechos de una niña colombo argentina para que Manuel Teodoro y sus periodistas presentaran un programa con el ‘mayor raiting’ de fin de semana. ¿Quién aviso a Séptimo Día que habían ubicado a la madre: la Policía o Icbf? Para Icbf no hubo inconveniente en aceptar cámaras dentro de sus instalaciones para ‘alimentar’ el show, tampoco hubo ni el más mínimo recato por exponer a Luciana a este espectáculo. Parecía que Icbf vigilaba la grabación… siempre presente sin un ápice de pudor para acompañar el dolor, en la mamá y la hija. Sin embargo, ese Icbf tan activo en la grabación, no tuvo la misma disposición de ayudarlas, llegadas de Putumayo, sabiendo que en 3 días se la llevarían para Argentina: ni siquiera pudo ‘cuidar’ que Luciana durmiera con su mamá (rodeada de 15 policías si querían) y prefirió mandarle a un Hogar de paso con gente extraña y desconocida. ¿Icbf está seguro de que esta decisión era lo mas sana para la niña?La participación de Icbf en la grabación del programa es aberrante. El show mediático era mas significativo que cuidar a la niña. Parecían mas interesados en “quedar bien” con Séptimo Día, con el cónsul, con el argentino (mentiroso y manipulador) que estar al lado de quien necesitaba ayuda real, mamá e hija, colombianas, ante su inminente separación. ¿Y qué tal el almuerzo privado, la víspera, del director regional de Icbf con el cónsul argentino? ¿A quién protegían? ¿Cómo creer que “acompañan” si ni siquiera identificaron los engaños del papá? Hay casos totalmente espeluznantes donde la participación del Icbf es inocua. ¡Los conozco!Catalina Navarro ¿es una delincuente o sólo es una mamá herida queriendo estar al lado de su hija? ¿Pasó por encima de la Ley? La Ley también puede ser injusta. Sí, cometió un error descomunal ¡Confiar! Confió en un encantador de serpientes que le prometió ayuda y lo que hizo fue “tirársela a los perros”. A los ‘audaces’ de ‘Séptimo día’ no se les ocurrieron preguntas básicas (fb.me/34kPdl73f) para el argentino que cambiarían totalmente el enfoque del caso. Fue tan clara la manipulación que hasta el Defensor del televidente (Caracol) cuestionó el programa. El sabor amargo y la injusticia no se quitan. ¿Manuel Teodoro, su objetivo periodista Diego (en idéntica situación con su hija) e Icbf ayudarán a reparar sus errores promoviendo el regreso de la niña?

VER COMENTARIOS
Columnistas