¿Farc y Uribe, lo mismo?

Marzo 12, 2013 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Cualquiera que sea el tema, siempre está presente la polaridad. Bueno-malo, víctima-victimario, agresor-agredido, vivo-bobo, éxito-fracaso, héroe-antihéroe, los dos extremos de un mismo asunto que no son opuestos sino partes de lo mismo. Los griegos, a través de sus filósofos, construyeron fronteras invisibles en el pensamiento y desde entonces hablamos de opuestos. Pero los contrarios son lo mismo. Los extremos son parte del mismo hecho, sólo que los ‘utilizamos’ de acuerdo a las circunstancias. Como si existiera un botón de aparato de radio antiguo, los vamos desplazando por el ‘dial’ de las ideas, pero en definitiva todo el dial pertenece al mismo equipo. De allí la dificultad que se tiene de poderse ‘encontrar’ en una discusión en el punto medio donde sí es posible el entendimiento porque ‘entenderse’ es coincidir y aceptar que somos lo mismo. La necesidad de defender el extremo, como ‘lo verdadero’ sería eliminada y entonces sí, aceptar el ‘otro’ extremo, sería acercarse al justo medio.Serían más las coincidencias que la terquedad de lo radical porque las posiciones sólo son matices de lo mismo. Nos creemos poseedores de la verdad revelada por tener ‘una posición’ cuando en esa posición hay cabida también para la posición ‘contraria’.Una prueba hoy es la similitud de ideología entre el expresidente Uribe y la guerrilla de las Farc. En este momento ambos trabajan para el mismo resultado: desestabilizar al gobierno. Probar que ellos ‘sí’ saben hacerlo, que ellos (cada uno con su estilo) son mejores gobernantes que lo actual. Farc y Uribe coinciden en que cada uno, a su modo, “sí salvarᔠa Colombia. Ambos, enemigos acérrimos entre sí, luchan por el mismo fin (en apariencia con métodos diferentes) pero en igualdad de objetivos. Los extremos se tocan porque son lo mismo. La dificultad radica en aceptar las coincidencias que se tienen, es decir el justo medio.Porque en el justo medio Chávez no fue un villano pero tampoco un héroe. En el justo medio ni Uribe fue tan malo (ni tan bueno) ni Santos es tan bueno (ni tan malo). Allí, en el justo medio, hombres y mujeres podemos compartir y participar, sin necesidad de ‘marcar’ una polaridad extrema. Llegar al justo medio es llegar al lugar donde todas las ideas o posiciones tienen lugar porque se construyen con fragmentos de todo lo viviente.Pero, el gran pero, es la coherencia. Uribe y las Farc buscan imponer su ideología porque la consideran ‘única y perfecta’. En el pasado paro cafetero instigaron por igual porque no encuentran otra manera de imponer sus ideas. Sin embargo, la pregunta que surge es si ambos tienen la misma responsabilidad. Uribe está ‘formado’ en el marco de lo legal, las Farc de lo ilegal. ¿Uribe y Farc, tienen la misma responsabilidad en la forma de imponer las ideas en las que coinciden? Uribe (teóricamente) está del lado de lo legal pero cada vez bordea más lo ilegal en busca de su objetivo. Transgrediendo las normas que no le convienen (no al fallo de La Haya, no a los fallos de la Justicia) se acerca al extremo de los guerrilleros que consideran que la Ley está hecha para violarla. Uribe y las Farc haciendo lo mismo cuando creen que tienen la razón. Cuando Uribe estuvo en el poder se valió de éste para imponer su criterio. Ahora ‘fuera del poder’ utiliza la transgresión para seguirlo haciendo. He allí la incoherencia, la irresponsabilidad y la similitud con quien tanto condena. Y eso que (todavía) no es el momento para comparar a Uribe con Chávez…

VER COMENTARIOS
Columnistas