¡Excelentes alumnos!

Diciembre 16, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Perversión en términos psicoanalíticos es lo que confunde, lo que evade, lo que enreda. Una conducta perversa la practica quien nunca da la cara, aquél a quien le preguntan por manzanas y contesta con peras, el individuo dispuesto a formar camorra para evadir la responsabilidad de responder por una conducta determinada. Peleando entonces, embolata, distrae, enreda… ¿Quiere conocer, en vivo y en directo, lo que es una conducta perversa? ¿Está dispuesto a aprender cómo la perversión forma parte de la vida cotidiana y “ni nos damos cuenta” de que nos están manejando de la manera más descarada posible?El fin de semana anterior el Centro Democrático convocó a una marcha en varias ciudades del país para protestar por la forma en que se está llevando el proceso de paz. Están en todo su derecho, ni más faltaba de hacerlo, protestar, argumentar, en fin, lo que quieran para demostrar su inconformismo. Pero el asunto se enredó cuando a Pacho Santos y a Álvaro Uribe se les ocurrió tuitear con fotos falsas, para argumentar el “éxito” de su convocatoria. Martín Santos contesto inmediatamente “Tío, esas fotos eran de la manifestación de mi papá hace unos meses, no son de ustedes”. Y claro, de la manera más cobarde, las fotos fueron borradas al igual que los tuits alusivos al tema. Afortunadamente quedaron registros de lo sucedido.Pero, aquí vienen los alumnos perfectos, practicantes de la conducta perversa de la que es un maestro el senador Uribe. Sus hijos metieron la mano en el asunto pero no para responder sobre el hecho concreto, no para dar alguna explicación coherente sobre las fotos falsas, chiviadas, con que abusivamente quisieron confundir a la opinión pública para destacar como “convocatoria exitosa” una paupérrima reunión de participantes. La perversión se da cuando los hijos de Uribe no contestan por aquello que se les interroga sino que para poder “lavarse las manos” desvían el tema, evaden el verdadero asunto y responden con “la traición de Juan Manuel Santos en el momento de las elecciones”. Más perversos, imposible. Observe entonces cómo, el tema que debían de responder sobre las fotos mentirosas es totalmente olvidado para ‘distraer’ formando pelea de otro asunto. Ellos quedan como los ofendidos, la opinión pública confundida y la trampa que se quiso hacer, a conciencia, se esfuma para no tener que enfrentar responsabilidades morales, al menos.Cuántas veces en la vida cotidiana no nos comportamos de una manera perversa, desviando el asunto en el cual nos sentimos atrapados (y perdidos) para evadir la responsabilidad de contestar en forma honesta y precisa. Álvaro Uribe es un maestro. Pero resulta que sus hijos han resultado aventajados alumnos de su padre. Y ni qué decir de Pacho Santos. Queda por preguntarse si todo el grupo del Centro Democrático está practicando la perversión como modus operandi de su estrategia política.Con una conducta perversa es imposible discutir porque difícilmente enfrenta el hecho “en cuestión”. Su estrategia de salvación es desviar, embolatar, colocar cortinas de humo que distraen del verdadero asunto. Nunca como hoy había sido tan patética la actitud de Uribe y sus muchachos para enredar a la opinión pública. Ni siquiera son capaces de enfrentar sus errores. No tienen las agallas para mostrar sus trampas y manipulaciones. Utilizar una foto de una manifestación de Juan Manuel Santos para ‘adornarse’ ellos, los del Centro Democrático, es la forma más patética de reconocer el triunfo de su oponente. O como dirían los viejos “se les salió el tiro por la culata”. Pero esa es la perversión, en vivo y en directo, con su mejor maestro Álvaro Uribe Vélez.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad