¿Equidad?

Junio 07, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Los números son contundentes, no dan posibilidad de interpretación. Menos aún de suposiciones. 2 más 2 es 4, aquí y en Cafarnaún. Frente a su exactitud no queda sino acatarlos o declararse enfermo con tendencia a la psicosis, lo que significa que intento construir una realidad a mi manera y me la creo. El jueves 9 de junio se llevará a cabo en Bogotá una reunión de altísimo nivel sobre el desarrollo del Valle del Cauca. Son 20 destacados personajes, incluidos la Gobernadora y el Alcalde de Cali. Pues bien de los 20 personajes valiosos del Valle sólo encontraron tres mujeres destacadas que también pudieran hablar a nombre de la región. Tres mujeres, incluida la Gobernadora que no sé si está incorporada como mujer o como oficio político. Tocaba (qué tal si no).Entonces 2 de 19 o 3 de 20. Significa en porcentaje que del 100% de representación del Valle del Cauca, las mujeres sólo alcanzaron al 15% de participación. En el Valle no se encuentran 10 mujeres valiosas que equivalgan a una representación justa y equitativa de nuestro departamento. No las hay. Nuestros hombres son 17 valiosas mentes y de mujeres sólo pudieron encontrar tres (incluida la Gobernadora) que representaran a nuestro departamento. ¿Alguno de estos hombres me puede aclarar el significado de la palabra equidad? ¿Alguno podrá explicar cuál es el sentido de la discriminación? ¿Tendrán agallas para justificar que sí se está trabajando tema de inclusión y equidad de género?Pero nos desgarramos las vestiduras por los feminicidios en la región, por las ‘equivocaciones’ caso Rosa Elvira y tantas situaciones cotidianas donde todavía ‘no se aprende’ a aceptar que hombre y mujer son iguales en decisiones, capacidades, derechos y deberes. Pero si la mujer ‘no existe’ en el panorama, ¿cómo esperar que la cuiden, que la consideren sujeto en igualdad de derechos? ¿Si nuestras cabezas brillantes ni siquiera ‘la encuentran’, cómo esperar que una sociedad la tenga en cuenta? Es tan pero tan difícil la situación que ‘no se ve, no se nota’. Ni siquiera el papa Francisco tan mediático, fue capaz de aceptar equidad de género. Nos dio contentillo con los diaconados, pero la mujer todavía ‘no clasifica’ para sacerdotisa. Contentillo, así nos ‘embolatan’. ¿Qué falta? ¿Qué más necesitan probar o entender o aceptar? Se desgarran las vestiduras ante las injusticias en contra de la mujer pero no actúan de acuerdo a su ‘pose’ de equidad. Acaba de pasar el ‘día de la mujer’ y los panegíricos, leyes, flores y homenajes pululan. Pero en la realidad, la discriminación, la inequidad sigue tan campante. No aprenden. No encuentran mujeres, no saben dónde están ni encuentran qué tienen que decir. Es tal el poder del patriarcado que sólo se pueden mirar a si mismos. No nos ven, por ningún lado. La reunión del jueves a nombre del Valle no podía tener más discriminación porque es imposible. En términos psicológicos y cuánticos se dice que “todo tiene que ver con todo”. Los elementos están conectados y la exclusión no empieza en un extremo. Políticas y comportamientos de estado generan actitudes ciudadanas. Aquí está la contundencia de los números. Puede endilgarme todos los epítetos que desee, los acepto, pero pruébeme que nuestra clase dirigente en el Valle trabaja equidad de género. ¡Pruébemelo!Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad