El Papa ¿misógino?

El Papa ¿misógino?

Octubre 19, 2010 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Tras de gordo, ‘hinchao’. A todos los errores actuales de la Iglesia Católica, con pederastia, manejos ‘non santos’ de sus finanzas, curas que no cumplen el celibato, poca claridad frente al problema de los judíos en la Segunda Guerra Mundial, comentarios gelatinosos sobre política que tienen que ver con un respeto por todos los credos, ahora se suma que el Papa resultó misógino. Ahora, es una mujer la que ‘contamina’ al Sumo Sacerdote y él pide que no se le acerque, que no la lleven al Vaticano porque, supongo que al estilo del cuento de Eva, ella significa tentación, pecado, horror. El Papa le ha pedido al Presidente Sarkosy que no lleve a Carla Bruni en su visita al Vaticano porque no la considera ‘apta’ para estar en su presencia.Pero frente al Papa pueden estar los obispos que acolitaron con su silencio a los violadores de niños. Ante el Papa se pueden postrar los hombres de las finanzas que manejan las arcas del Estado Vaticano y que están siendo investigados. Ante el Papa se pueden hincar pecadores, asesinos, hasta el hombre que intentó matar a Juan Pablo II. Ante el Jefe de la Iglesia pueden estar seres de todos los colores, olores y pelambres, pero no una mujer que el Papa considera malsana y pecadora. ¿Es que las mujeres le hacen daño a la Iglesia Católica? Como diría cualquier aprendiz de psicólogo, “lo traicionó el subconsciente”. Para la Iglesia Católica, la única que califica como mujer es la Virgen María y la mamacita de cada sacerdote. Las demás, ¿qué somos? ‘Tinieblas’ al estilo de la compañera del padre Carvajal aquí en Cali, asesinas cuando hay un embarazo fruto de una violación de un ‘santo varón’, sinvergüenzas porque deseamos no tener hijos cada vez que un hombre ‘se monta encima’ y se utilizan métodos anticonceptivos. Además, como si fuera poco, no calificamos para sacerdotisas porque esa es una función “sólo apta” para los hombres mientras a las mujeres se les da contentillo de empleadas ‘de categoría’: cuidan la ropa del cura, le arreglan su casa, le dan de comer... Una mujer no tiene acceso a los puestos directivos del Vaticano: ese es un territorio masculino, no apto para mujeres. Creo que no pueden ofender más a las mujeres, así se lo propusieran, porque les queda imposible. La misoginia invade la mentalidad de gran parte de la jerarquía católica y no queda más que defenderse de semejante atropello. ¿Cómo? Sintiendo el dolor de la discriminación y la necesidad de exigir un respeto por la dignidad femenina. Es lamentable la actitud de la jerarquía católica, tan lejos de una imagen de Jesús para quienes las mujeres si existieron y fueron valoradas. Como están probando estudios e investigaciones serias, María Magdalena no fue ninguna prostituta y terminó siendo la compañera real de Jesús. Pero para gran parte de la jerarquía católica, la mujer es lo más cercano al pecado y a la tentación. Las noticias dicen que Sarkosy sí se reunió con el Papa para hablar de la deportación de gitanos pero no hablaron (imposible) de la ‘deportación’ de su esposa del Vaticano. El Papá intenta defender a la raza gitana a costa de la agresión a las mujeres: ¡cómo no caer en cuenta! Así, el tema mujer es de nunca acabar: por todo lado y a diario están la discriminación y, sobre todo, lo ‘natural’ que parece este trato hasta el punto de no captar dónde se presentan los abusos y la forma solapada como se contribuye a la discriminación. Y luego nos sorprendemos...

VER COMENTARIOS
Columnistas