El nieto desaparecido

El nieto desaparecido

Agosto 12, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Como vivimos en un mundo concreto, material, en la tercera dimensión, queda muy difícil aceptar que existen otras dimensiones, otra información y casi casi que otros mundos. Maravilloso entonces que una entidad como Coomeva, (en sus inicios cuna de la crema y nata de la Medicina) traiga como orador destacado en Exposer al neurólogo cirujano Eber Alexander, quien habla precisamente de esos otros mundos, de esas otras dimensiones. La historia del Dr. Alexander es impactante no sólo por su ‘muerte’ y regreso (‘La prueba del cielo’), sino también por su historia de adopción. Es allí, en esas historias familiares donde radica una prueba contundente de las otras dimensiones, otros mundos, otras historias guardadas a las que podemos acceder a través de los llamados campos mórficos y las nuevas herramientas psicológicas y científicas con las que se accede a esta información.Ah, claro, la ciencia tradicional no cree, se burla y ridiculiza estos saberes (qué se hizo el psicólogo forista que denigraba de esta información y de paso creía que pisoteaba mi carrera de Psicóloga). Pero la ciencia se burla porque no tiene cómo probar, desde los instrumentos científicos, que este conocimiento se da. Es una paradoja: no cree porque no tiene herramientas para evaluar pero no tiene instrumentos porque no cree. ¿Cuándo romperá el círculo? La historia del nieto de la abuela de la Plaza de Mayo, en Argentina, es una de esas historias que conmueve y que ‘habla’ de los ‘otros’ mundos. Las doctoras Luz Mary Sánchez y María Cénide Escobar tienen un libro extraordinario, ‘Mitos y Secretos familiares’, editado por la Universidad del Valle como resultado de un trabajo de investigación muy serio. Nuestra colega Paola Guevara está a punto de publicar ‘Cartas a Mara’ donde contará otra historia real que contribuye a abrir la mente a esos otros mundos, a la información ‘guardada’ en la historia familiar y que silenciada, termina haciendo tanto daño, causando hasta enfermedades físicas. El mundo científico, de la mano de investigadores como Bruce Lipton, Brien Weiss, Frank Capra, Ernest Hammer, Masaru Emoto, Rupert Sheldrake, Alice Miller y tantos otros que se han atrevido a romper los estrictos paradigmas de la ciencia, sometiéndose a la burla de sus compañeros pero abriéndole la mente al mundo científico y a la tradicional cultura. Hay miedo por descubrir pero ellos se han atrevido…Pues bien, la historia del nieto perdido que ahora aparece para satisfacción de todos, plantea muchos interrogantes. ¿Es mejor tener secretos que destapar la verdad? ¿Se deben desnudar los secretos familiares? Hijos que no son, asesinatos, suicidios, abortos, robos, amores prohibidos, secuestros, toda una temática silenciosa que ha construido un entramado de problemas y pendientes que hay que resolver. Recuperar a los ‘excluidos’, poner en paz el alma familiar son algunos de los desafíos de la psicología actual porque nadie se enferma ‘solo’, ningún humano puede vivir sin raíces y conexiones. Alguna vez Henry Lipsky (¿recuerda la historia de la niña Raquel Lipsky desaparecida hace 30 años?) planteaba que si hubieran encontrado a su hija 20 años después, de pronto no la traería de regreso al hogar: comprobaría que estuviera bien pero ‘respetaría’ los actuales lazos de la niña con su ‘nueva familia’. El nieto de Argentina es adulto. Pero, por ejemplo, ¿un adolescente ‘recuperado’ debería regresar al hogar biológico? Preguntas que se deben manejar de acuerdo a cada historia. Lo importante sí, es destapar porque si no se develan esos secretos en forma consciente, el alma familiar ‘busca’ y encuentra la manera de airearlos y ‘poner en paz’ el pendiente. Muchas situaciones se podrían evitar en la medida en que se hablan. La vida real y la nueva ciencia aunadas para construir un mejor ser humano. ¿Está listo para aprender?

VER COMENTARIOS
Columnistas