¿Dónde están las llaves?

¿Dónde están las llaves?

Abril 14, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Existe una historia de algún gurú que cuenta cómo un hombre había perdido sus llaves y buscándolas desesperado no podía hallarlas. Alguien se acerca a colaborarle y ante el fracaso de la búsqueda, le pregunta: “¿Pero, ¿aquí fue donde se le perdieron?”. Y el protagonista de la historia responde: “No, aquí no se me extraviaron pero aquí es donde hay luz para encontrarlas”. La historia viene como anillo al dedo para el caso de los líos en la oficina de Pasaportes en la Gobernación del Valle. Están buscando el problema “donde no está”. Reducirlo a un problema de presupuesto es “buscar las llaves donde hay luz” cuando el problema claramente se llama corrupción. Una valiente usuaria tiene fotos de los “dueños de la fila”, de los policías cómplices, de la puerta por donde entran a los que pagan el soborno de $200.000, y no, todavía no se cree. En el colmo de la ingenuidad (por decir lo menos) cuando desde el programa ‘Oye Cali’ (¡volvimos!), por solicitud directa del Gobernador (que prefirió “muy amablemente” darnos el teléfono del funcionario antes de enfrentar el problema directamente como Gobernador), se le contó la denuncia al director de la oficina Abel Vélez, quien respondió “tráigame a la señora para que me dé los nombres de los funcionarios corruptos y ponerla en un careo con ellos”. Más ingenuidad no puede darse… ni manera de decir que son interpretaciones porque las palabras de todos están grabadas. Es que no creen que el problema exista. No lo ven, no creen, ¿dónde está el lío? En otra declaración para un programa de televisión el señor Abel respondió “No, no se nos ha salido de las manos”, cuando el caos es absoluto y total. ¿Que es por personas venidas de otras partes? ¿Por qué este problema no se da en Popayán, ni en Armenia, ni en Bogotá? ¿Quieren decirnos, acaso, que en Cali expiden más pasaportes que en Bogotá?La larga cola desde la madrugada puede estar conformada por “usuarios constantes” del negocio de la fila, que como le expresó la secretaria del Gobernador a la valiente denunciante, “impusieron una tutela por impedirles el derecho al trabajo”. Y ¡la ganaron! Derecho al trabajo ilegal… Y ganaron. Los policías que vigilan la entrada tampoco hicieron absolutamente nada y ante la vista de todos (menos del director de la oficina) el negocio de la corrupción de los pasaportes en el Valle sigue creciendo. Pero para quien cree que no existe problema, tampoco va a encontrar solución. Hay fotos, hay hechos reales y hay indolencia. ¿Dónde están las llaves?No creo que sea ni la primera o la única oficina que enfrenta un problema de estas condiciones. Lo que sucede es que fue cogiendo ventaja. Cada vez es peor porque el problema ‘externo’ de la oficina no se ha considerado. Ni la puerta de la entrada de los que pagan $200.000 para garantizar su entrada “ese día”. Como no se vislumbra una solución efectiva, hay que buscar las alternativas de Popayán o Armenia. Ya nos las ofrecieron. Con facilidades, sin contratiempos y… más baratas. Duele en lo profundo del orgullo vallecaucano que no pueda renovar mi pasaporte aquí, en mi tierra, y deba desplazarme a otro lugar para asumir un documento que debería tener el sello de mi Valle del Cauca. Pero el amor al terruño no puede obnubilar para no ver la verdad de los hechos. La ventaja sí, es que viajando para el norte del Valle nos encontramos con las mejores carreteras de Colombia. ¡Las mejores! Es un orgullo recorrer este departamento disfrutando sus autopistas. Ante el caos de la oficina de Pasaportes “empezar por el principio” es aceptar que sí hay un problema que se llama corrupción y mientras no se vea, las dificultades crecerán. Hay ‘dolor’ de Valle pero toca viajar por sus autopistas para obtener la renovación del pasaporte. “Del ahogado, el sombrero”, dice el refrán.

VER COMENTARIOS
Columnistas