Dios ‘promociona’ pecados.

Dios ‘promociona’ pecados.

Abril 01, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Según el decreto 120 G/14 del arzobispo de Medellín Ricardo Tobón, en Cuaresma y dada la llegada de la Semana Santa, durante ‘esa’ temporada, se perdonarán ciertos pecados (!) tales como el aborto. Pero hay que cumplir con ciertos requisitos: debe saber si esa parroquia y ese sacerdote tiene ‘autorización’ para ello. Como quien dice que gracias a la promoción (!) o a la oportunidad, en Semana Santa se podrá perdonar el aborto. Hay que tener verdadero arrepentimiento, pero dada la fecha, en Semana Santa algunos confesionarios tendrán más espacios y ‘promociones’ especiales para ciertos pecados, entre ellos el aborto.Leí varias veces la noticia para no caer en ‘error de lectura’. La información la trajo el periódico El Tiempo en su edición del domingo. Según parece “cualquier sacerdote” no puede perdonar este pecado: el aborto necesita “perdón de arzobispo”. Dada la gravedad (!) del hecho cuando se vaya a confesar usted debe pasar por una auditoría previa y preguntar si su pecado califica para sacerdote o arzobispo. Una vez ‘anunciado’ su pecado, le determinarán el lugar y el personaje encargado de absolverlo para obtener perdón. Pero ahora en Cuaresma se han modificado las condiciones. El decreto ‘amplía’ el lugar y el numero de encargados de perdonar. Hay parroquias señaladas para esta misión, otras no. Recuerde que no todas clasifican y Dios (allá arriba) debe estar señalando con marcador las parroquias ‘escogidas’ para el privilegio y cuáles no clasifican para el perdón. Parece que en el Valle no se ha dado esa promoción y el decreto sólo cobija ciertas parroquias antioqueñas. Además, de acuerdo a la información, Dios está dando “descuentos especiales” o “facilidades de pago” de acuerdo a la temporada. Un perdón, entiendo, selectivo y ubicado. O sea que aquí en el Valle o en el resto de Colombia, las mujeres (quien si no) deben buscar arzobispo para confesar su pecado de aborto. La promoción no las cobija a ellas.Lo leía y no lo podía creer. No sé si la sensación fue de risa o de compasión. Me imagino que la intención es absolutamente buena (e ingenua) pero la lectura es definitivamente desastrosa. ¡Pecados en promoción! La supuesta gravedad del hecho disminuye o aumenta de acuerdo a la temporada, al lugar y al funcionario encargado de dar la absolución. No me imagino a un Dios “promocionando pecados”. Ese es el Dios del miedo, de la persecución, el Dios ‘viejo’ que pretendió asustar, el que censura la sexualidad, el del infierno, el que ‘obliga’ a estar en pareja aun cuando el amor se haya acabado. Pero el Dios de amor, un Dios generado en concepciones más sanas y menos culposas es un Dios que no perdona, ni excomulga, ni persigue. ¡No tiene por qué hacerlo! También sorprende, claro está, la dureza de la Iglesia para tratar el aborto (tema mujer) que ahora en Cuaresma “perdonará mas fácil” pero ni los asesinatos ni los secuestros ni las violaciones ‘necesitan” tanto prerrequisito. Esos no necesitan promociones o lugares especiales o ‘calidad’ del perdonador. ‘Estos’ pecados los puede perdonar cualquier sacerdote, independiente de su jerarquía. El aborto ‘sólo” lo perdona arzobispo, excepto durante esta “promoción de semana santa”. ¿Por qué tan desubicados? ¿Por qué tan machistas?

VER COMENTARIOS
Columnistas