Dilian y Maurice

Dilian y Maurice

Enero 05, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

O Maurice y Dilian, (el orden no altera el producto, explicaron al enseñar matemáticas y para el caso es igual). Tan distintos pero tan parecidos. Empezando por sus nombres, aquello que los identifica. Armitage no tiene el factor común de los Pérez y Dilian no es un nombre “de moda”, de los que se repiten e igualan a toda una generación de muchachitas, Carolinas, Julianas o Marías. Entonces, ambos, Dilian y Maurice, entraron a la vida ‘diferenciándose’ en su identidad, en lo más particular que los distingue. Ambos han sufrido, ambos han sido víctimas de injusticia, ambos son llorones (que pena Gustavo pero me quedo con alguien que llora porque siente y no con alguien que no se conmueve porque su inteligencia y razonamientos le impiden conectarse con la condición humana). Las emociones son una radiografía del interior de las personas, retratan su verdadera esencia. Rodrigo Guerrero hizo un trabajo de reparación extraordinario, indispensable para seguir adelante, pero menos llamativo o protagónico porque sus reales efectos se perciben en el futuro. Ubeimar, aun cuando arregló la deuda del Departamento, pasó por la Gobernación inocuo, invisible. Para Colombia, el Valle ‘no pesa’ lo mismo hoy que hace 20 años. Nos escondimos, nos achiquitamos. Hay como una vergüenza regional frente a los logros de otros lugares. Por ello, volver a sentir satisfacción por quienes nos dirigen porque lo saben hacer bien, es una manera de aunar objetivos y energías para un mejor futuro. Dilian y Maurice están conectados con la gente y eso es vital para encontrar soluciones. Maurice estuvo injustamente secuestrado. Dilian estuvo injustamente en la cárcel (¿la condenaron?). Ambos llegan en un momento en que necesitamos autoestima ciudadana, empuje vallecaucano, unión regional. Los colaboradores se ven bien, (Noralba García fue su compañera de Gabinete en Educación cuando Dilian estaba en Salud, en el gobierno de Villegas. Encontrarse de nuevo para un trabajo con objetivos comunes es esperanzador). Ambos Dilian y Maurice quieren trabajar, saben que hay mucho por hacer. Aun cuando en el mundo racional no se lo considere tan valioso (se requieren ‘lecciones’ de Física Cuántica) la energía, la intención, la disposición sí contribuyen a esperar mejores tiempos. Ellos están listos para hacerlo y el Valle lo requiere con urgencia PD. Los factores emocionales están presentes en todas las actuaciones humanas. Se dominan en la medida en que se es consciente de ellos. Pero no se pueden eliminar. Cuando lo leo, que no es siempre, percibo en Ramiro Bejarano una rabia hacia el Valle del Cauca, como si nos cobrara algo. ¿Qué?, no lo sé. Cuestionó a El País, a los Carvajal, a elementos básicos que constituyen la identidad vallecaucana sin tener la imparcialidad suficiente que genera equilibrio. El superintendente Robledo, lo dijo en una entrevista, fue el mejor alumno de Ramiro Bejarano, hasta el punto que lo nombró su colaborador, su ayudante. Esta persecución del Superintendente al Valle, aún más después de las explicaciones de Luis Fernando Londoño donde se ‘sienten’ factores de poder, envidia, rivalidad, competencia, ‘hablan’ de elementos intangibles que no son claros. ¿Robledo estará siendo leal a su ‘padre’ intelectual? ¿Cómo explicar su actuación?

VER COMENTARIOS
Columnistas