¿De qué lo defienden?

Abril 05, 2011 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Nunca he podido entender (y aceptar) los vericuetos que debe realizar un abogado para mostrar blanco lo que es negro y viceversa. ¿Cuál es el sentido de ‘defender’ (¿de qué?) a un responsable de un asesinato a mansalva y con premeditación? Por este camino el derecho puede convertirse en la más mentirosa de las profesiones cuando pretende ‘convencer’ a un juzgado que aquello que es incorrecto éticamente, ya no lo es gracias a su labia y pericia manipuladoras. El mundo de las mentiras, de las trapisondas y de los ‘arreglos’ debido a argumentos jurídicos. Y luego nos quejamos de que nuestra cultura se construya con base en la excusa, “yo no fui”, en la irresponsabilidad, culpando siempre a los otros de lo que sucede. Pero si el derecho se presta a esta interpretación… Por ello no logro imaginar qué clase de argumento para exculparse puede esgrimir un hombre que a mansalva asesinó a su compañera de manera tan ‘folclórica’ en el transporte público MÍO. Y mucho menos su abogado. ¿Cuál es el argumento? ¿Ira, intenso dolor, celos, miedo, abandono? ¿Cuál de las emociones anteriores justifica y ‘limpia’ su falta? ¿Qué tanto pudo haber de premeditación, puesto que si llevaba un arma pudo pensar que ‘lo podría hacer’ si se le salía de las manos o ella no accedía a sus deseos? Además, para rematar, él y su abogado tienen el cinismo de solicitar casa por cárcel. ¿Usted señor abogado realmente cree que su defendido es un hombre tranquilo que no representa ningún peligro para la sociedad? ¿Usted cree que él pueda vivir en una casa con los seres que ama o ‘le importan’ y estas personas no corren peligro cuando una emoción de ‘esas’ se vuelva a ‘apoderar’ de él? ¿Lo que sucedió en público y sin ningún pudor ante la censura social será un invento de los medios o será una exageración? ¿Cómo puede trabajar un abogado ‘defendiendo’ a una persona que ha cometido públicamente y sin vergüenza este delito? ¿Será demasiado pedir que los hechos se acepten, tal como se vieron en las cámaras y se empiece por un proceso de conciencia donde se asuma la responsabilidad de las propias acciones? ¿Se puede llegar a un juicio aceptando el hecho sin necesidad de defensa, acatando en forma consciente, la gravedad de la falta?Ningún argumento, (léase bien) ningún argumento de conducta, expresión o actitud de la mujer asesinada puede utilizarse para mitigar la falta del asesino. Ninguno. La cultura patriarcal, practicada por igual por hombres o mujeres machistas, no puede seguir lavándose las manos creyendo que amar es poseer. Creyendo que la ira instintiva justifica desaparecer a lo ‘poseído’. Mientras nuestros hombres (algunos muchos) crean que eso es ‘virilidad’, mientras opinen que eso ‘los engrandece’ frente a sus congéneres, lo único que se consigue es fomentar el ‘permiso’ social para apoderarse de una mujer y disponer de ella como objeto. Matar a nombre de un supuesto enamoramiento es un contrasentido. Es importante que tengamos claridad sobre que ningún título, rol, oficio o función, da licencia para disponer de la vida de otra persona. El derecho, sin embargo, parece que tiene el poder de cambiar la realidad y construir ‘otro mundo’ y otra interpretación para defender al responsable. Los jueces construyen mentalidad y si en sus sentencias no se da una apertura de pensamiento, los cambios sociales llegarán a un cuello de botella sin futuro.

VER COMENTARIOS
Columnistas