Complot o ignorancia

Complot o ignorancia

Julio 26, 2011 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

¿Por qué los periodistas se marginan en forma tan contundente de los avances de la ciencia? A diario se escuchan comentarios donde ellos explican sus tesis a la luz de paradigmas caducos. Podrían guiar e informar de manera más clara, sólo si se propusieran investigar en internet (al menos) lo que sucede en el mundo de la ciencia para no repetir equivocaciones garrafales. A veces su ignorancia es de una dimensión tan grande como si intentaran dar una clase de educación sexual diciendo que los bebes vienen de París. De ese tamaño es el atraso.Plinio Apuleyo Mendoza se pregunta si existe una conspiración “programada” contra Uribe. Que es imposible que todo lo que se está escribiendo o hablando sea tan negativo como si todo el mundo se hubiese puesto de acuerdo. ¿Cómo explicarlo? Todas las cosas y los seres vivos tienen una vibración propia. Y en esa vibración viene una información. Cuando se produce un cambio repetitivo en un ser de una especie, el efecto de ese cambio resuena en otros seres de la misma especie a través del campo morfogenético y todos cambian. Entonces, es el mundo el que se mueve... Puede hablarse del llamado efecto dominó: todo tiene que ver con todo. La vibración de la era Uribe fue muchísima más fuerte y dominadora, en su momento. Con lo bueno que realizó ‘obnubiló’ al país y ‘todos vibramos’ bajo su misma onda. Hubo resonancia. Pero empezó otra vibración y el poder de la resonancia de Uribe cedió. Pasó el encandilamiento. Y al unísono, por todos lados, hubo un despertar para ver lo que antes, o no se vio, o no se quiso ver. Ninguna clase de conspiración. Simple y llanamente la resonancia de otra información que fue coincidiendo con la onda interior de muchos. Había terminado la era Uribe. Y lo que es peor aún, desplomándose de una manera tan vergonzosa que lo único que cabe preguntar es, fue él el que nos adormeció o fuimos todos los que nos anestesiamos. O ambas cosas juntas a la vez. Pero se acabó el encantamiento. Se terminó la resonancia por otra vibración.Y es general. Como una peste. Como si estuviéramos despertando de un marasmo. No hay necesidad de reuniones, ni citaciones, ni programaciones. Sólo, se siente, se respira, se percibe. Y esto es imposible detenerlo. Uribe ya no nos vuelve a idiotizar. La cara de ‘uribito’, su fiel seguidor, su clon, es lamentable. Y vergonzosa. En personalidades como la de Arias (y Uribe, claro) se pasa ‘facilito’ de prepotente y soberbio a víctima. Pobrecito, ¡no se dio cuenta! Cuando su arrogancia era aplastante. La combinación orden extremo, fanatismo religioso, voluntad férrea y carácter paisa (trabajo, trabajo y trabajo) pueden producir personajes como éste. Me imagino que puede salir llorando, con el rosario en la mano, invocando a Dios. Pobre Dios, lo meten en unos líos. Los sicarios invocan a Dios, el Procurador invoca a Dios, los suicidas musulmanes invocan a Dios, Arias invoca a Dios, el marido que mata a la esposa invoca a Dios. ¿Cómo hará Dios para cumplir ‘tantos compromisos’? Bueno, lo que estos grupos creen qué es Dios y para lo que creen que sirve...El noruego que mató tanta gente dijo una frase aplastante. “Una persona con creencias es igual de fuerte que cien mil que sólo tengan intereses”. Él trabajó solo, pero individuos decididos que ‘vibran alto’ generan movimiento. Entonces son las creencias y la información las que hacen el cambio al permitir que una nueva vibración genere resonancia. Campos morfogenéticos. ¿Le interesa?

VER COMENTARIOS
Columnistas