Colado o ¡atrevido!

Septiembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

¿Una puerta abierta, cualquiera que sea y donde quiera que sea, da ‘autorización’ para acceder a ella y entrar a un recinto donde ni lo han invitado ni lo han llamado? ¿Encontrar un lugar sin cerrojo o sin policía a la entrada es un permiso tácito para que usted ingrese y se ‘tome’ el espacio como si fuera su propia casa? La información la trae este periódico en ‘Voces y Murmullos’. El exalcalde de Cali, ahora honorable senador Ospina, encontró abierta la puerta de la estación de MÍO Cable y se coló por ella, se montó en un vagón e hizo un recorrido que filmó y subió a las redes para ‘darse pantalla’, y según el comunicado oficial “poniendo en riesgo su vida y las de los demás que lo acompañan e irrespetando los protocolos de lanzamiento y comunicación del sistema programados por Metrocali y la Alcaldía de Cali”. Un honorable senador que cree que puede hacer lo que se le antoje porque esta clase de políticos tienen cosida en sus entrañas (así no la pronuncien) la famosa y aplastante expresión “usted no sabe quien soy yo”. Por lo tanto pueden hacer lo que les venga en gana, violando las disposiciones legales porque la ley es para los de ruana, para los del montón, para los que sí deben pedir permiso. Los honorables senadores, estilo Ospina, pueden entrar donde quieran, como quieran y a la hora que se les antoje. Ellos ‘no necesitan’ autorizaciones. Están por encima de los demás y el abuso de su poder queda a la vista (y comprobación) de cualquiera…Si la conducta de Ospina la hubiera realizado el vecino de enfrente, ¿qué le habría pasado? Si usted o yo nos atrevemos a semejante actitud, ¿cuáles son las consecuencias? En el lenguaje de la educación y del respeto es un atrevimiento ingresar a un lugar donde no lo han llamado ni existe autorización para su ingreso. Fue muy prudente el reportero del periódico al decirle ‘colado’ porque como se califica esa conducta es atrevimiento, imprudencia, temeridad. El ya no es (afortunadamente) alcalde y así se muera de ganas de seguir detentando poder debe aceptar que como cualquier hijo de vecino, debe respetar las normas de otros y pedir permiso, así no le guste, ni lo acepte. Abusó de su poder y eso es equivalente al “usted no sabe quien soy yo”. Además, no nos digamos mentiras, lo que quería era el protagonismo, ser el primero en la foto, ganarse los méritos de la obra y quitarle la importancia al actual Alcalde. Desde su prepotencia quería arrinconar a Guerrero y mostrarse como el artífice de la obra. Conducta atrevido e irrespetuosa.Sí, soy consciente de que no es santo de mi devoción, de que él se moría de ganas de mandarme a la cárcel (lo anunció “atrevidamente” en su cuenta de twitter, la misma en que atrevidamente ahora muestra su “hazaña”) que me parece un hombre taimado, que tiene más de 20 acusaciones pendientes y que hay que esperar la sentencia de la Justicia sobre ciertas actuaciones suyas como Alcalde de Cali. Pero se pueden cotejar comportamientos con base en actitudes. Quién no respeta una norma tácita y clara puede estar manifestando que la ley le importa un higo, al fin y al cabo, se tiene el poder para hacer lo que se le antoje. En pequeños detalles se perfila la conducta y los alcances de un individuo. Allí, en su atrevimiento, quedó retratado de cuerpo entero.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad