¿Alimenta su alma?

¿Alimenta su alma?

Agosto 28, 2017 - 11:35 p.m. Por: Gloria H.

¿Le da hartera leer algo sobre el alma? ¿Le parece tema esotérico o de religiones? ¿Considera que es temática de autoayuda y usted está a “años luz” de esas pendejadas? Roben Riemen, filósofo holandés tiene un libro digital, Para combatir esta era, donde señala: “…tiene que ver con la hipocresía de la clase intelectual. ¿De dónde viene la cultura? Cicerón dijo: el cultivo del alma. Pero preferimos hablar de economía del conocimiento. Alma y cultura están siendo reemplazadas por palabras de moda y filosofía académica. Cuando leemos a Shakespeare y oímos a Beethoven, podemos percibir el alma y el espíritu. Es algo muy simple pero nos lavan el cerebro. (…) La educación fue secuestrada por la noción de que se trata de transmitir habilidades para funcionar en el mundo comercial o la burocracia”.

Por eso vuelvo a preguntarle, ¿alimenta su alma? ¿Se preocupa por su espíritu o es de los que cree que solamente somos materia, “carnita y huesitos” y pare de contar? Para usted, ¿arriba o abajo, no existe absolutamente nada más que lo que ya vemos y palpamos? Sigue defendiéndose, pruébemelo, ¿quién ha sido capaz de hacerlo? Claro, está en todo su derecho de tener sus propias convicciones, pero a veces es importante “abrir la mente”. Si ninguno de sus criterios sobre el amor, la muerte, la vida, la mujer, el hombre y la familia (por nombrar algunos) se ha modificado en los últimos meses, va siendo hora de preocuparse. Porque pareciera que estuviera congelado, algo semejante a volverse estatua. Y eso puede “oler a muerto”. Esconderse detrás del intelectualismo no es más que una máscara (a veces prepotente), donde se guarda el miedo, la duda o la incertidumbre. La vida está allí y casi todos los seres humanos con cierto nivel de preparación intelectual nos hemos hecho los mismos cuestionamientos. Hay quienes se evaden y la razón, la rígida ciencia y el intelectualismo los protegen. Pero déjeme decirle que hay momentos, dolores o situaciones imposibles de asimilar si no se utiliza la trascendencia.

Sí, uno se puede morir de muchas maneras. “Morirse en vida” por no oxigenar creencias sería de las más lamentables. La amargura o la desesperanza pueden hacer de las suyas. Y es allí donde posiblemente el cuerpo empieza a hablar a través de enfermedades o dolencias. Alimentar el alma es escuchar planeamientos diferentes, así no se compartan. Pero son opciones de vida que de pronto reorganizan el camino. No rehusamos entrar a un restaurante que no conocemos alegando que “no voy porque no lo conozco”. Precisamente, si no lo conozco, ¡ensayo! Puedo perder, pero también puedo ganar y apuntarle a mejorar las condiciones de vida ya es sanador. No todo es dinero, o consumo, o bienes materiales. Existen otros niveles de la condición humana que también hay que nutrir.

El seminario Exposer que se realizará este fin de semana ofrece alimento para el alma. Solamente en dos días se puede escuchar a gente maravillosa que entrega herramientas para la vida. Desde Jorge Bucay y su hijo, ambos psiquiatras, pasando por el Doctor Mario Puig y Pilar Sordo, para nombrar algunos de los extranjeros. Los nacionales ‘Xiomy’ Xibille y Julio Calonje también estarán. Exposer tiene la genialidad de no enfocarse en una misma temática sino que abre opciones para enriquecer el espíritu. Tan cerca y tan fácil. ¡Decida!

Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas