A sus marcas, listos, ya

Diciembre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Existe una bellísima historia sobre la creación del hombre y de la mujer, donde los dioses decidieron que no los podían hacer exactamente a imagen y semejanza de ellos, porque entonces no serían humanos sino dioses. Había que marcar alguna diferencia y se decidió, en consejo de sabios, no darles la felicidad “para que él y ella tuvieran que encontrarla”. ¿Dónde colocarla? No podía ser ni en la montaña -tendrían fuerza para escalarla- ni en el mar –tendrían inteligencia para descubrirlo-, no podría ser en otro planeta, también estaban preparados para hallarla. “Ya sé donde colocarla”, dijo un dios, “colocaremos la felicidad adentro de ellos mismos y estarán tan ocupados en buscarla por fuera que difícilmente la encontrarán”.Es una historia para comenzar el tema de diciembre, el maravilloso (u horroroso) mes. Cada quien, de acuerdo a su transcurrir, a sus creencias y claro, a sus expectativas, lo calificará con alguno de estos adjetivos. Lo que sí es obvio para todos, es que diciembre trastoca la rutina diaria. Y está bien romper (al menos una vez al año) con lo cotidiano. Lo que sucede, sin embargo, es que muchas veces termina siendo una carrera loca por encontrar ¿qué?, ¿la felicidad? Que como esta historia, no estará en ningún lugar fuera del interior de cada quién. Como quien dice será un trabajo individual “no perderse” en este mare mágnum de vida al que hemos llegado. Y ser conscientes de que nada, absolutamente nada “de lo de afuera” nos dará la anhelada felicidad. Y aun cuando parezca que “no tiene que ver lo uno con lo otro” si es importante reflexionar sobre el número de muchachos y muchachas que se alistan en las filas del EI con la esperanza de darles sentido a sus vidas en un mundo consumista, donde pareciera que el único objetivo es tener y gastar. Ahora en diciembre, mes del gasto y del consumo, es prioritario pensar en ello, en la realidad mundial que estamos enfrentando. Una juventud desesperada, carente de sentido, sin hallar objetivos por qué vivir. Y resulta que existe ‘un ideal’, religioso y extremista, que sí les ofrece por qué luchar, diferente de cosumir y divertirse. Diferente de la última marca, del último producto al que ni siquiera muchos de ellos, pueden acceder. Entonces emergen el vacío, la rabia y la desesperanza, ‘excelente’ caldo de cultivo para sembrar allí un ideal por equivocado o mentiroso que sea, pero al fin y al cabo ‘ideal’. Alá les dará lo que buscan, no importa ni siquiera que para lograrlo tengan que morir. La necesidad de trascendencia, la búsqueda de una espiritualidad ha llevado a esta generación a ‘conectarse’ con cualquier credo que llene los vacíos interiores. Y pareciera que en Occidente, ninguna religión, ningún valor, ninguna creencia, llenan sus anhelos. Diciembre entonces puede ser un mes ‘peligroso’. Si les enseñamos a nuestros niños y niñas que la felicidad está conectada al consumo o si fomentamos en nuestros adolescentes el valor de la última marca de moda, qué rápido estamos transitando por la ruta del vacío y la desesperanza, muy lejana a la felicidad. Este desencanto de mundo, donde no logran ser felices es un muy buen camino para llegar al fanatismo con tal de encontrar algo “por qué vivir”. Diciembre es la época ‘perfecta’ para enseñar dónde puede estar la felicidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad