Un juicio que importa

Un juicio que importa

Agosto 19, 2013 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

“Con sus actuaciones, los exministros propiciaron la corrupción”.Así se informó en un medio nacional sobre el desarrollo del juicio contra exaltos funcionarios del gobierno de Álvaro Uribe. Gravísimo, claro, pero a nadie parece importarle lo suficiente. Estamos como anestesiados ante las revelaciones sobre la corrupción que se incubó, sobre todo en el segundo período del gobierno de la “seguridad democrática”. Un buen número de exfuncionarios cercanos al presidente de entonces, se encuentran subjúdices, y algunos “volados” de la justicia, con la complacencia de su expatrón. Que también ha sido mencionado en este y otros casos sin que nadie se atreva a enjuiciarlo.Es tanta la indignidad que parece que otra más no importa mayor cosa. Por eso quiero llamar la atención sobre este juicio contra los cohechadores, porque me da la impresión de que puede tener consecuencias que van más allá de la condena a los indignos.Lo primero es recordar que el delito que ocurrió lo fue durante el proceso de la reforma constitucional que permitió la reelección presidencial en Colombia, con lo que se cambió la tradición constitucional del país en esta materia. Lo segundo es que la CSJ condenó a Yidis Medina por el delito de cohecho, cuando ella puso en conocimiento de la opinión pública que había aceptado sobornos del gobierno para votar a favor de la reelección. En su testimonio, que a los jueces les pareció verídico, no sólo acusó a los exministros llamados a juicio ahora, sino también al entonces Presidente.Lo tercero es que a Yidis se la condenó sin que se probara el delito de cohecho, pues para ello se tendría que haber demostrado la existencia de los cohechadores y de actos de soborno. Ese es el objeto del juicio actual que, de acuerdo con el fiscal del caso, efectivamente sucedió. Y, si es así, ¿no quedará en entredicho la reforma constitucional que permite la reelección presidencial en Colombia?En cuarto lugar debe saberse que esa reforma de la Constitución fue demandada en 11 oportunidades, antes del 2008 –cuando se conocieron las declaraciones de Yidis Medina- y en todos los casos la Corte Constitucional falló a favor de la reelección. Siempre consideró que la reforma constitucional se ajustó a derecho.Pero en el 2008 se conoció la denuncia de Yidis, se armó el revuelo y la CSJ la condenó, agregando, de paso, que la reforma constitucional reeleccionista se había logrado mediante una “clara desviación de poder”. Es decir gracias a la comisión de un delito.Entonces un grupo de 10 Ong’s pidió la revisión de los fallos. Los demandantes se basan en que cuando la Corte decidió declarar la constitucionalidad del acto, sus magistrados no conocían las circunstancias que rodearon la votación en el Congreso en 2004. Inexplicablemente la Corte Constitucional se negó a revisar la demanda por considerar que se trataba de “caso juzgado”. Pero, de acuerdo con el magistrado Jaime Araújo, “no existe la cosa juzgada con respecto de un acto nulo en pleno derecho”.¿Qué pasará ahora si la CSJ condena a los cohechadores, y prueba que efectivamente existió el delito de cohecho en el proceso de la reforma constitucional? ¿Qué dirá la Corte Constitucional? Creo que la reelección presidencial está en vilo.

VER COMENTARIOS
Columnistas