“Sinfonía inconclusa”

Diciembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

De acuerdo con la edición dominical de El País, el gobernador Ubéimar Delgado propuso “municipalizar” el Instituto de Bellas Artes, Incolballet y la Biblioteca Departamental. La propuesta, no consultada con la Alcaldía, sonó a “sinfonía inconclusa” según el reportero.Yo diría que más bien se trata de desprenderse de unas ‘papas calientes’ con las que no se sabe qué hacer. Pues se trata de tres instituciones emblemáticas de la cultura vallecaucana a las que el ente regional no les ha cumplido con los aportes presupuestales para garantizar su desarrollo. Han sido ‘cenicientas’ de la Administración Departamental, no sólo en el actual gobierno, sino también en varios anteriores.La noticia suena mal y habla mal de la comprensión de la cultura por parte del Departamento. Creo que sus autoridades no conocen la Ley General de Cultura, donde se establece que la inversión en el área constituye “gasto público social” lo que, de acuerdo con la Constitución, le otorga primacía sobre otro tipo de inversiones y no puede ser objeto de recorte.Pero también nos dice que no conocen las instituciones de las que tan alegremente quieren salir, supuestamente para paliar el déficit fiscal del Departamento y en el entendido de que ellas prestan sus servicios principalmente a la ciudadanía caleña. Pero es que más de la mitad de la población del Valle vive en Cali y esta ciudad es la capital del Departamento. La Gobernación tiene aquí una fuerte responsabilidad. Sólo nos falta que la Nación algún día proponga “municipalizar” a la Universidad del Valle porque la mayoría de sus estudiantes son caleños.Hay que decir, además, que se trata de tres instituciones diferentes por su naturaleza. Las dos primeras son entidades de educación formal que incluso abarcan el segmento de estudios superiores. La otra, la Biblioteca, es una entidad de servicios culturales esenciales que presta servicios en todo el Departamento y alrededor de la cual gira el mayor proyecto de inversión cultural que el Valle ha hecho en décadas: el desarrollo de la Manzana del Saber. A las primeras las rige una legislación especial que ninguna autoridad puede desconocer.En sentido estricto, Incolballet y Bellas Artes, por su origen y misión, no pueden municipalizarse sin correr el riesgo de convertirse en un encarte para la Alcaldía. Pero si pueden ‘nacionalizarse’, adscribiendo estos Institutos a la Universidad del Valle, que tiene una Facultad de Artes Integradas que se ocupa de los mismos asuntos que estas instituciones. Desde luego, esto implica gestión del gobernador ante el Ministerio de Educación y el Consejo Superior de la Universidad del Valle, traslado de bienes de unas instituciones a la otra, traslado de profesores y estudiantes, revisión de planes académicos, etc., etc. Todo un proceso, que no puede hacerse de un día para otro.Otra cosa es la Biblioteca Departamental y el proyecto de la Manzana del Saber, que entrañan responsabilidades de las que el departamento no puede deshacerse. Allí hay una tradición que se remonta a la generosidad del fundador de la Biblioteca, Jorge Garcés Borrero, cuya voluntad no puede desconocerse, y tampoco las obligaciones contraídas por el departamento con la nación y el sector privado.El gobernador debiera reflexionar mejor cuando se trate de cultura y entender que el mundo no comienza con él.

VER COMENTARIOS
Columnistas