Sacrificio de alfil

opinion: Sacrificio de alfil

El fallo del Procurador contra Bernardo Moreno sorprende, no tanto por lo...

Sacrificio de alfil

Octubre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

El fallo del Procurador contra Bernardo Moreno sorprende, no tanto por lo severa de la sanción -que lo es-, sino porque evade la búsqueda de la responsabilidad principal y deja por fuera evidencias que indican cosas más graves.Pues si Moreno pidió “información reservada” a la Unidad de Análisis Financiero, desde luego que era para transmitírsela a alguien y por solicitud de alguien, y no por razones personales que sólo a él competían. De hecho Moreno lo ha manifestado al señalar que toda su actuación, en este caso “era conocida por el señor Presidente”. La verdad, esta manifestación apunta a sugerir que Bernardo no está dispuesto a pagar él solo por los atropellos contra la democracia cometidos desde la Casa de Nariño.Y que debió molestarle la insólita declaración de Álvaro Uribe cuando, al conocer el fallo de la Procuraduría, manifestó que “si aquello que hizo el Dr. Bernardo Moreno, en su calidad de secretario general de la Presidencia, fue averiguar al DAS y a la Uiaf por las denuncias que medios de comunicación habían formulado sobre posible penetración de presuntos narcotraficantes en asuntos de algunos magistrados, y además nunca sugirió actividades ilegales, yo asumo la responsabilidad jurídica y política por esa conducta. Por ende, me pongo a disposición del Congreso y de la Corte Suprema de Justicia”. En otras palabras, que si Bernardo Moreno no había cometido ninguna ilegalidad, él, Uribe, asumía la responsabilidad. ¡Vaya solidaridad! Ahora resulta que todas las ilegalidades puestas en evidencia fueron a sus espaldas, como le sucedió a Samper con el ingreso de los recursos del narcotráfico a su campaña. Y que los responsables de ellas son sus subordinados. Aquí trata de repetirse la misma trapisonda de Ernesto Samper, que un Congreso indigno permitió, y la misma postura de Nixon en la época de Watergate, que una prensa independiente y digna puso en evidencia.Pero creo que lo más grave está por venir, pues el ex director de Inteligencia del DAS, Fernando Tabares no ha dejado lugar a dudas. Según este testigo clave, en una reunión realizada en el Metropolitan Club, a la que asistió en compañía de María del Pilar Hurtado, directora del DAS entonces, “Bernardo Moreno manifestó el interés del Presidente de mantenerse informado sobre la Corte Suprema de Justicia, la senadora Piedad Córdoba, el senador Gustavo Petro y el periodista Daniel Coronell”. Esto sucedió entre el 3 y el 7 de septiembre de 2007. Y en el computador de Martha Leal, subdirectora de Operaciones de entonces, se encuentran referencias a esas órdenes.Incluso hay más gente en el ajo. De acuerdo con los ex altos funcionarios del DAS “por órdenes de la Casa de Nariño se debía entregar información a la senadora Nancy Patricia Gutiérrez para un debate que pensaba hacerle a la senadora Piedad Córdoba”. La revista Semana ha entregado un pormenorizado conjunto de declaraciones que apuntan a señalar al presidente Uribe como el responsable directo de la “empresa criminal” desarrollada desde el DAS.De allí que la condena a Bernardo Moreno sea un intento chapucero por detener el avance de las investigaciones para que no lleguen hasta el rey. Es el sacrificio de un alfil para salvar la corona. Pero falta ver si el alfil se deja sacrificar sin decir ni pío. Creo que la cínica declaración de Uribe ayudará para que Bernardo Moreno se decida a contar toda la verdad. Amanecerá y veremos.

VER COMENTARIOS
Columnistas