Notas y aclaración

Noviembre 22, 2010 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

1. Emcali. Nada nuevo, sino que la Gerencia de la empresa no se ha dignado responderle a la ciudadanía, por qué cobra los servicios hacia la última semana del mes, cuando aún no ha llegado la mesada, obligando a muchos usuarios a pagar con recargo por mora. Repito las preguntas que ya hice y que no son otra cosa que inquietudes ciudadanas, que he recogido por mensajes en internet y otros medios: ¿Por qué los recibos no llegan mejor con límite de pago en los 5 primeros días hábiles de cada mes? ¿A cuánto asciende el costo de los recargos por mora, cada mes? ¿Acaso Emcali presupuesta estos recargos por mora? 2. Los verdes. Me sorprendí desfavorablemente ante la actitud tomada por la bancada erde en el Senado de la República, cuando se discutió la reforma constitucional que obliga al Estado a brindar 3 años de educación preescolar de manera gratuita. Como si este problema crucial no requiriera de la mejor disposición para allanar dificultades, los extraños parlamentarios verdes se dedicaron a ponerle ruedas en el camino al trascendental proyecto de Ley. Sudarsky, que tiene el aspecto de aquellos científicos de bata blanca que trabajan en los laboratorios de producción de armas sin ningún remordimiento de conciencia, se dedicó a decir que la reforma era muy costosa, que dispararía el déficit fiscal y que aumentaría el desempleo; Jorge Londoño, a su vez, agregó que la reforma era innecesaria porque agregar el calificativo de fundamental al derecho a la educación resultaba inocuo; y Gilma Jiménez se opuso porque le parece que no se debe confundir educación preescolar con inicial, como si el proyecto de reforma hiciera eso. En realidad todo pareció deberse a que el trascendental proyecto no era de iniciativa suya, sino del Polo Democrático. Fueron más sensatos los parlamentarios conservadores y liberales, que apoyaron el proyecto y ayudaron a sacarlo adelante, que los verdes -y eso que les encanta echar carreta sobre la educación-.3. La fuga. En lo que constituye una clara aceptación de culpabilidad, la ex directora del DAS, María del Pilar Hurtado, abandonando todo pudor, decidió ocultarse en Panamá. Un pésimo síntoma de las cosas que están por venir en este proceso que apunta a la cabeza de Álvaro Uribe. Pues si los altos funcionarios de esa entidad que presuntamente ofició como una policía política al servicio del Presidente de la República, tienen éxito en su propósito de evadir la Justicia colombiana, el país nunca sabrá la verdad sobre las dimensiones de la empresa criminal que funcionaba en el DAS. Hay que pedirle al Gobierno y a la Fiscalía mayor proactividad, no vaya a pasar aquí lo mismo que en el Perú, donde hubo que aguardar 20 años para colocar al despótico Fujimori tras las rejas.4. Aclaración. Recibí una comunicación de la Ministra de Cultura en la que me aclara que los documentos contenidos por el archivo de Honda no se perdieron con la creciente del río Gualí, sino que se logró salvarlos y guardarlos en el Banco de la República. Me alegro y espero que este tesoro patrimonial pronto sea digitalizado para que lo podamos consultar en la Biblioteca Digital Colombiana. Desde luego, la calamidad ocurrida en Honda es un aviso sobre las cosas que hay que hacer para defender nuestro patrimonio. De ello se muestra consciente la Ministra en su misiva, lo que significa un parte de tranquilidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas