Los delitos

Mayo 26, 2014 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

Escribo esta columna el domingo en la mañana, sin tener mayor idea de cómo serán los resultados de la primera vuelta electoral.Pero hay indicios: el puesto en el que voto estaba solitario, sin filas, y varios de los viejos amigos con los que siempre me veo en cada elección, lo que me agrada mucho, esta vez brillaron por su ausencia. Así que presumo una abstención bastante grande.También, aunque sé que los votos manejados por las maquinarias poco o nada tienen que ver con las encuestas de opinión, y que ellos tenderán a favorecer al Presidente candidato, también me entero que los jefes de varias organizaciones políticas en esta ocasión no han sido tan acuciosos para garantizar la votación de su clientela.Me imagino, entonces, que habrá segunda vuelta, entre el Presidente candidato y un opositor u opositora que no me atrevo a pronosticar. Sólo espero que no pertenezca a la banda de la Z, pues ello nos amenazaría con una segunda vuelta aún más sucia que la primera, y una perspectiva pugnaz que no le haría ningún bien al país ni a la tranquilidad de los colombianos.Tranquilidad que está en entredicho, pues en esta primera parte de la campaña se han cometido delitos, sobre los cuales debe actuar la Justicia. Por ejemplo, “Que la Fiscalía investigue que el señor J.J. Rendón le habría entregado una suma fabulosa a quienes manejaban las cuentas de la campaña del presidente Santos para saldar deudas de 2010”, dijo Uribe en una entrevista con La W Radio. Luego agregó que tenía “información valiosa” que indicaría que se trató de 2 millones de dólares, de los 12 que el narcotráfico le habría entregado al señor Rendón por unas gestiones ante la Fiscalía para negociar su entrega a la Justicia.Lo primero que se debe decir al respecto es que todo ciudadano que tiene el conocimiento sobre la comisión de un delito, está obligado, por ley, a presentar la respectiva denuncia. No es algo opcional, hasta el punto de que si el ciudadano en cuestión omite la denuncia penal la ley lo considera cómplice y lo sentencia con varios años de cárcel. Entiendo que varios juristas están estudiando el caso, pues aquí se cometió un delito, con el fin de enlodar la campaña del candidato Presidente.En segundo lugar, la ley es explícita en que la denuncia debe presentarse “ante las autoridades competentes”, y no ante la entidad o persona a la que el ciudadano denunciante le venga en gana. Negarse a hacerlo, como sucedió efectivamente en el caso que comento, no solo es bastante irregular sino que también debiera configurar un delito. Tal vez de “obstrucción” a la Justicia o de “desacato”. No lo sé, los juristas tienen la palabra.También se cometieron delitos cuando se contrató a un delincuente por parte de la banda de la Z para que interfiriera ilegalmente comunicaciones de negociadores del proceso de paz y de otras personalidades, con el fin de enlodar una determinada campaña electoral.El video no editado que tiene en su poder la Fiscalía es testimonio contundente de la comisión de este delito, por el que también se debe responder ante la Justicia. Más allá de las mentiras flagrantes del candidato de la Z, lo que debiera tener un impacto electoral, lo importante es que la justicia actúe y los delincuentes sean sentenciados.Así que bien, si la Z quedó por fuera. Mal, para colombianos, si todavía tiene chance. En todo caso, la Justicia tiene la palabra.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad