¿Justicia política?

¿Justicia política?

Marzo 05, 2012 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

Tengo una sensación ambivalente con la renuncia de Viviane Morales a su cargo de Fiscal. Por una parte, desde que ella contribuyó decisivamente, con sus conocimientos de derecho, para que la Corte Suprema de Justicia no investigara a Ernesto Samper, el presidente elegido con recursos del narcotráfico, me pareció una litigante politizada, a la que nada le importaba la majestad de la Justicia.Por otra parte, me pareció un acto de dignidad, también político, que renunciara al cargo una vez que se conoció el fallo del Consejo de Estado, en un país donde los funcionarios condenados nunca renuncian a nada y, por el contrario, o se atornillan a sus puestos, o toman las de Villadiego para no enfrentar las penas que merecen.Ahora bien, desde las nefastas horas del gobierno de Álvaro Uribe, me pareció que hubo sórdidos intentos para politizar la Justicia, sobre todo con las arremetidas del expresidente y sus áulicos contra la Corte Suprema de Justicia. Y, desde el momento en que la CSJ no agachó la cabeza para someterse al aspirante a dictador, me ha sorprendido leer en los medios a comentaristas que hablan de una “justicia politizada” porque ella no se entregó a Uribe y además ha llegado al colmo de procesar y condenar a uribistas cercanos al primer mandatario.Cuando es evidente que, en casos como Agro Ingreso Seguro, las chuzadas del DAS, la yidispolítica, los falsos positivos y las falsas desmovilizaciones, cualquier jurista medianamente competente, sin importar su filiación política se habría visto obligado a condenar a los acusados, dada la abrumadora evidencia existente. Lo contrario habría sido una especie de suicidio profesional.Así que los fallos proferidos por Viviane Morales son apenas consecuencia lógica de los delitos cometidos y no entrañan ningún tipo de arrojo especial, o de malinterpretación de la Ley. Lo que no sucede con la decisión del Consejo de Estado que dejó sin valor su elección como Fiscal.Según se ha dicho, este fallo fue en derecho y lo único que tuvo en cuenta es que la Fiscal no fue elegida con el número de votos que ordena la Ley. Nada más. Nada tuvieron que ver las actuaciones de las Fiscal en las condenas a uribistas irredentos, ni la causa abierta contra el siquiatra Luis Carlos Restrepo. Pero, entonces ¿por qué esperar 13 meses? ¿Por qué no se procedió inmediatamente después de la elección de Viviane como Fiscal? Si hasta los propios miembros de la Corte que la eligieron expresaron dudas sobre la legalidad del cambio de reglamento “por una sola vez”, como lo expresaron, entre otros el Presidente de la propia Corte.No será, mas bien, ¿que el uribismo estaba a la expectativa de la forma en que iría a actuar la señora Morales, quien había sido cercana al expresidente y además condescendiente con el mayor escándalo de corrupción de la historia política del país, el de la elección de Ernesto Samper? Supongo que esperaban una actuación similar y les sorprendió que no fuera así.No entendieron que eran tan flagrantes las violaciones del uribismo a la Ley, y que es tanta la molestia de muchos colombianos, entre los que se cuentan destacados juristas, que era imposible pasar por alto los delitos y sus correspondientes pruebas.¿Justicia política? Sí, pero ahora, con el fallo del Consejo de Estado contra la elección de Vivian Morales.

VER COMENTARIOS
Columnistas