Glosas

Glosas

Enero 02, 2012 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

1. Es costumbre de malos polemistas, malos escritores y malos dirigentes, distorsionar las opiniones de los demás, para luego atacar la distorsión y obtener así, en forma tramposa, algún rédito. No les interesa la verdad, por eso arman una caricatura con las opiniones de otros y controvierten contra la caricatura. Creen que así salen bien librados, cuando en realidad lo que hacen es revelar su escasa dimensión ética. Son astutos, no inteligentes.2. Que yo sepa, nadie ha escrito que “Salvajina inundó Juanchito”, por lo que dedicar una columna a controvertir contra esa afirmación es una pérdida de tiempo, espacio y energía. Lo honrado sería revelar el nombre de quien hizo aquella aseveración y citar la fuente, para que todos podamos conocerla de primera mano. 3. Por mi parte, escribí en este medio, bajo el título de ‘El embalse y el invierno’, lo siguiente: “…resulta temerario afirmar que esta primera inundación de Juanchito en el 2011 se debió tan sólo al manejo de las aguas en Salvajina. Es un hecho que los ríos tributarios del Cauca más acá del embalse (Ovejas, Timba, Palo, Desbaratado, Pance, entre otros), también han aumentado su nivel por las lluvias a niveles históricos. Pero no resulta prudente, sabiendo esto, arrojar más agua al Cauca desde Salvajina”. Los datos para constatar esta afirmación se pueden encontrar en la página web de la CVC, link Información Ambiental (http://www.cvc.gov.co/vsm38cvc). Allí la información día a día, durante el mes de diciembre de 2012 sobre caudales y niveles de Salvajina.4. Afirmar que “Salvajina responde pues hasta Suárez. De allí en adelante no puede imputársele una responsabilidad en base a un facilismo mediático enormemente perjudicial”, es un exabrupto mayor. Como lo puede decir cualquiera de los agricultores que contribuyó para la construcción de Salvajina, su propósito fue el de evitar las inundaciones en el Valle del Cauca, y así ha sido, hasta la mala hora en que se decidió separar el componente ambiental y el de generación de energía, dejando el uno en manos públicas y el otro en manos privadas.Y colocar esa afirmación, esa sí mentirosa, en el mismo escrito en el que se sostiene que “De no existir Salvajina, el Valle seguiría siendo un pantano”, resulta una contradicción a la vista, producto de escribir sin saber del tema.5. Lo mismo sucede cuando se afirma “…¿que se abrieron las compuertas en determinado momento? Pues no había nada más que hacer: así estuvo previsto, acordado y autorizado por la CVC. Mas ello no significa que por esta única razón se haya inundado Juanchito”. Es lo mismo que decir, que el manejo del embalse sí fue una de las razones por las que se inundó Juanchito, que es lo que se controvierte. Entonces, ¿a qué el titular escandaloso, discutiendo lo que nadie ha afirmado y lesionando la credibilidad de otros, para terminar aceptando que efectivamente el manejo de Salvajina, sí fue una de las razones de la inundación, así no haya sido “la única”?6. Hasta el escrito que comento, nadie había responsabilizado a Epsa del drama de Juanchito. Pero sus defensores de oficio la pusieron en la palestra, por lo que me permito remitir al lector al siguiente link http://www.omal.info/www/IMG/pdf/UF_Bajo_el_Foco_Final.pdf, para que se entere mejor de las ejecutorias de esta empresa.2012: Líbranos de los polemistas astutos.

VER COMENTARIOS
Columnistas