El embalse y el invierno

El embalse y el invierno

Diciembre 19, 2011 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

Los embalses ambientales como Salvajina, se construyeron con el propósito de controlar las inundaciones que causaba el río Cauca en la llanura vallecaucana.Un buen amigo, que quiere mantener su nombre en la reserva, me recuerda que los agricultores que tienen sus tierras aledañas al gran río pagaron el 7% de la construcción de Salvajina, con la esperanza de mitigar las pérdidas en los inviernos y de contar con agua suficiente en los veranos.Producir energía fue, desde el principio, un negocio subsidiario y no el objetivo principal de la construcción de Salvajina. En sentido estricto, la idea es que el agua se acumule en la temporada invernal, disminuyendo los caudales de río Cauca, y que luego pueda liberarse durante el estiaje, cuando hace falta. Así de sencilla, pero también de eficaz es la idea que gobierna la construcción y operación de los embalses ambientales.Uno pensaría que en lo fino del invierno en Salvajina no se abran las compuertas para liberar aguas retenidas, así como se deben abrir sin miedo en la temporada en que el sol aprieta. Desde luego, ambas cosas tienen sus bemoles, pues la exageración, en ambos sentidos, puede traer problemas graves a las comunidades.Pero no parece que esté sucediendo así. Mi amigo, que se firma como “Ciudadano que ama a Cali”, me informa que los días 1, 2, 3, 4 y 5 de diciembre, cuando la lluvia arreciaba y los niveles del Cauca aumentaban, desde Salvajina se siguieron liberando aguas, día tras día, en caudales importantes, hasta que el lunes 6 de diciembre, en horas de la tarde, se inundó el corregimiento de Juanchito. Sólo entonces, cuando la tragedia golpeó a las puertas de Cali, cuando ya no había nada que hacer, se disminuyó el flujo de caudales desde Salvajina. También me informa mi amigo que el 4 de diciembre el nivel del embalse útil de la represa estaba en un porcentaje de 51,96%. ¿Acaso no podían cerrar las compuertas de Salvajina aunque fuera por un día?Desde luego, resulta temerario afirmar que esta primera inundación de Juanchito en el 2011 se debió tan sólo al manejo de las aguas en Salvajina. Es un hecho que los ríos tributarios del Cauca más acá del embalse (Ovejas, Timba, Palo, Desbaratado, Pance, entre otros) también han aumentado su nivel por las lluvias a niveles históricos. Pero no resulta prudente, sabiendo esto, arrojar más agua al Cauca desde Salvajina. Quien esto escribe pasó por la carretera Cali-Candelaria el sábado 4 en horas de la mañana y ya era evidente que el Cauca estaba próximo a salirse.Mi pregunta es la siguiente: ¿Por qué, si el nivel del embalse el 4 de diciembre apenas superaba el 50% de su capacidad útil, se siguió liberando aguas hasta que Juanchito se inundó el día 6? Qué era más importante durante esos días, ¿cuidar la vida y bienes de los ciudadanos o producir energía?Juanchito se inundó en el 2009, también en el 2010 y ahora en el 2011. O algo se está haciendo mal, o la capacidad de Salvajina ha sido rebasada por el cambio climático.Como sea, hay que tomar correctivos, pues está advertida la terrible posibilidad de ruptura del jarillón que protege a Cali. Si seguimos así, para allá vamos. ¿Qué dirá la CVC al respecto?

VER COMENTARIOS
Columnistas