Descabezados

opinion: Descabezados

La Semana Santa y sus días previos nos trajeron varios dolores de...

Descabezados

Abril 21, 2014 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

La Semana Santa y sus días previos nos trajeron varios dolores de cabeza. Murió García Márquez, dejando un vacío inmenso, y también Cheo. Ambos parecían inmortales, y lo eran.Casi muere, también, lo que no puede morir: un rayo descabezó la estatua de Cristo Rey, uno de los mayores íconos de la ciudad. También patrimonio cultural de la Nación, declarado hace años por el Ministerio de Cultura. Y no es la primera vez que sucede, pues otro rayo ya había impactado la estatua antes y causado daños leves. Ahora le arrancaron parte de la cara.Como esta estatua hay pocas en el mundo, tanto por su tamaño como por su ubicación privilegiada. Una de ellas, el Cristo del Corcovado, en Río de Janeiro, nos recuerda a cada rato qué tan poco apego tienen nuestras autoridades por nuestro patrimonio cultural. En Brasil se ha conservado y protegido el Cristo que domina la bahía de Guanabara, se han cuidado sus accesos y el sitio en que se encuentra se ha constituido en uno de los principales atractivos turísticos de la capital de la samba y el fútbol. Puedo asegurar que no hay un solo carioca que no haya ascendido al Corcovado para divisar desde allí, al amparo de la estatua, su maravillosa ciudad.Pero aquí, tanto nuestro Cristo, como las Tres Cruces, otro monumento de vieja data y también icónico, sobreviven a la intemperie, sin vías de acceso adecuadas, sin vigilancia pública, sin sitios cuidados para recibir a los miles de caleños que peregrinan a esos símbolos de la ciudad, algunos a diario, y los más durante los días Santos. Definitivamente el patrimonio cultural de Cali no parece importarnos, pues no hemos entendido que cuando perdemos uno de ellos, perdemos parte del alma.De acuerdo con Beatriz Marín, coordinadora de Vigías de Patrimonio, “el Departamento Administrativo de Planeación Municipal, a finales del año anterior contrató la limpieza del monumento y destinó recursos para el 2014, con el objeto de adelantar su mantenimiento, según la ficha B.P. 22032930, denominada ‘Mantenimiento de Monumentos’ y dispuso la suma de $23.782.110 para el monumento de Cristo Rey, que debe contratarse cuanto antes”.Sólo que ahora, luego del daño a la estatua, el problema es mayor y no basta con el mantenimiento. Y lo primero que surge es una pregunta: ¿Tenemos a disposición una máscara de yeso del rostro original de Cristo Rey, que nos permita reconstruirlo a cabalidad? Creo que no y debiéramos aprovechar para hacerla, previendo contingencias futuras. Que las habrá, pues al ser una estatua de concreto, el monumento funciona como pararrayos natural de la ciudad.Por eso Beatriz sostiene que “no sólo se debe hacer el mantenimiento normal (lavado y pintura), sino que se debe adelantar su recuperación arquitectónica, corrección de fisuras y humedades etc., lo que implica hacer un Pemp (Plan Especial de Manejo y Protección), para su intervención y es a los Municipios a quienes le corresponde su formulación”, de acuerdo con la ley.En fin, para que el dolor de cabeza no sea mayor, hay que conservar este patrimonio de una manera integral, a cargo de expertos, interviniendo la estatua, sí, pero también el sitio en el que se encuentra, incluidas sus vías de acceso. Lo mismo en las Tres Cruces.No se pueden tolerar más pérdidas de patrimonios culturales.

VER COMENTARIOS
Columnistas