De insultos y verdades

opinion: De insultos y verdades

En uno de sus trinos, Álvaro Uribe reaccionó contra César Gaviria cuando...

De insultos y verdades

Abril 08, 2013 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

En uno de sus trinos, Álvaro Uribe reaccionó contra César Gaviria cuando este criticó su reelección, diciendo que “Gaviria, se eligió con Galán y gobernó con criminales”.En la frase, aunque hay asomos de verdad –Gaviria fue ungido en el cementerio por miembros de la familia Galán, pasando por encima de los parlamentarios y dirigentes liberales-, molesta que ella se presente como una réplica a la acusación, muy concreta, de los vicios que llevaron a la reelección de Álvaro Uribe y a los hechos de su pésimo segundo mandato presidencial. Se vuelve un ardid para no dar respuesta a la crítica inicial. Descalifica y no razona.Esta estrategia de insultos, como se ha dado en llamar en los medios a las furiosas reacciones del expresidente contra el menor asomo de contradicción, aunque suene fea, ayuda, sin embargo a que los colombianos del común se formen una mejor opinión de quiénes nos han gobernado, que son los mismos que en mala hora elegimos, precisamente porque no los conocíamos bien.Que Gaviria se aliara con los Pepes para combatir a Pablo Escobar, o que a través del fiscal De Greiff lo hiciera con la familia Rodríguez para el mismo propósito, es algo que todo el país sospechó, sin que nadie pudiera estar del todo seguro. Pero afirmar que Gaviria gobernó con criminales si resulta una acusación de marca mayor que requeriría de alguna prueba seria por quien la emite. De lo contrario sería una calumnia despreciable.Por eso no me preocupa que los expresidentes se agarren a vainazos, pues se revelan secretos escondidos y se conoce mejor la catadura moral de los gobernantes colombianos. Y además porque queda al desnudo Álvaro Uribe, sin duda el peor de todos con su descontrol y su espíritu vengativo. Antes que darles buenos consejos para que sean prudentes y tranquilos, dejémoslos que actúen a su antojo para que nos muestren al desnudo el veneno que anida en su corazón y su desprecio por la ética. Tal vez así votaremos mejor en la próxima ocasión que se presente.Y es bueno, a la hora de hablar sobre “gobernar con criminales”, recordar que quien lo hizo, fuera de toda duda, es quien lanzó la acusación contra Gaviria. O ¿acaso Uribe no tuvo como su jefe de seguridad, en el palacio de Nariño, al exgeneral Santoyo, hoy un delincuente confeso y condenado? Que además lo acompañaba desde sus épocas como Gobernador de Antioquia, cuando era jefe del Gaula de Medellín y fue acusado de ser un “chuzador” consumado.Además, el asunto tenía antecedentes en la campaña electoral para esa gobernación, cuando, según los archivos desclasificados de la seguridad nacional en Estados Unidos, la multinacional Chiquita Brands hizo una donación a Álvaro Uribe quien se comprometió a “pacificar el Urabá antioqueño”. Y esa labor se hizo, como sabemos, por medio de una tenebrosa alianza entre las fuerzas de seguridad y los paramilitares de Carlos Castaño.Cuando aquello se supo escribí una columna al respecto, que a muchos de mis lectores les pareció fantasiosa. Pero no, allí está la documentación y es incontrovertible.Entonces pregunté, y lo vuelvo a hacer ahora: Si la constitución prohíbe que los políticos en trance electoral reciban donaciones provenientes del extranjero, ¿no cometió Uribe un delito, entonces? O, ¿acaso no declaró aquellos recursos y simplemente se los embolsilló?Es mejor que Uribe no escriba sobre “gobernar con criminales”.

VER COMENTARIOS
Columnistas