A pagar

opinion: A pagar

De acuerdo con información de medios la Sala Penal de la Corte...

A pagar

Julio 02, 2012 - 12:00 a.m. Por: Germán Patiño

De acuerdo con información de medios la Sala Penal de la Corte Suprema ya inició tres procesos preliminares contra los 162 congresistas que votaron la reforma de la Justicia, incluidos los conciliadores.Pero la Corte, cuyas facultades salían fuertemente afectadas por la reforma, se enfrenta a un precedente que ha sido cabalmente respetado por casi tres lustros: el de la inviolabilidad del voto parlamentario, que en 1999 enterró las investigaciones contra 102 representantes a la Cámara que absolvieron al expresidente Ernesto Samper por la infiltración del narcotráfico a su campaña presidencial.En este precedente se hizo conocida la exfiscal Vivian Morales quien impidió, mediante tutela, que la corte investigara a los congresistas. La tesis es curiosa, pues una cosa es defender la libertad de opinión, según la cual tu puedes sostener un concepto contraevidente -negar, por ejemplo, la teoría de la evolución o el hecho del calentamiento global- sin que por ello sufras algún tipo de consecuencias desde el punto de vista judicial, y otra, muy distinta, emitir una opinión que lesione la honra de las personas, o que entrañe una violación de la normatividad vigente.Y hay que decirlo con toda claridad: legislar en beneficio propio es un delito que debe ser penalizado y sancionado, pues rebasa los límites de la libertad de opinión. Y eso lo hicieron los congresistas que aprobaron la reforma judicial cocinada entre ellos y el gobierno. Por lo que deben pagar, no sólo con el desprestigio ante la ciudadanía, sino también con la pérdida de la investidura. Máxime cuando han proferido excusas tan cínicas como decir que “no leyeron”, o “no leyeron bien” el texto de la reforma que debían votar.Como fuere, han demostrado su incompetencia para legislar y constituyen un peligro para la sociedad. De allí que el referendo ciudadano que busca hundir en forma definitiva la reforma, deba ser acompañado con la revocatoria del mandato de los congresistas que la votaron afirmativamente, pues los precedentes mencionados indican que ellos pueden salir libres de responsabilidad en este episodio enojoso.Ahora bien, la ciudadanía, que cada día es más consciente, debiera abandonar la tontería y decidirse a no volver a votar por estos personajes, que son tan corruptos como la reforma que pretendían imponerle al país. Sobre todo porque no sabemos cuantas cosas torcidas más han aprobado, o están próximos a aprobar, si los dejamos tranquilos en sus cargos.Y los conciliadores, sobre todo, ya debieran estar detenidos. Pues lo que pasó con la conciliación de la reforma de la Justicia no tiene antecedentes, ni en su mismo proceso ni en expedientes judiciales. Los conciliadores no pueden tocar artículos que fueron aprobados idénticos en las dos cámaras. Y aquello sucedió en varios casos, por lo que ellos cambiaron la voluntad inicial de las dos Cámaras.Además, la eliminación ‘permisiva’ del régimen de inhabilidades como causal en los procesos de pérdida de investidura es una actuación que podría ser la almendra de un proceso por legislar en causa propia, pues favorecía a varios de los miembros de la comisión que tienen procesos de este tipo. Increíble que estos sujetos, con deudas pendientes, hayan sido nombrados como conciliadores.Llegó la hora de pagar. La ciudadanía debe cobrar con decisión.

VER COMENTARIOS
Columnistas