WikiLeaks del Valle

Diciembre 16, 2010 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

Ahora que parece que se producirá la liberación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, qué bien nos caería a los vallecaucanos que se destapara un ‘wikilaso’ en nuestra región.¿No les parecería formidable poder saber, por ejemplo, qué contuvieron las reuniones secretas del ex gobernador Juan Carlos Abadía con los diputados de la región y saber qué les prometió para que le aprobaran sin reservas las millonarias y controvertidas vigencias futuras? Por los lados del CAM sería revelador conocer qué fue lo que le dijo o qué le mandó a decir el ex senador Juan Carlos Martínez al alcalde Jorge Iván Ospina, para que éste no pueda mover ninguna ficha clave en la Secretaría de Gobierno o en Deportes.Imagínense que los vallecaucanos pudiéramos conocer, por fin, cómo se entregó el dinero que circuló a manos llenas en las pasadas elecciones al Congreso. Qué bueno sería ver a los politiqueros de la región, nuevos y viejos, dando explicaciones y enredados en su telaraña de mentiras.A quién no le gustaría que WikiLeaks nos revelara con pelos y señales cómo fue la parcelación de la Alcaldía de Apolinar Salcedo y cómo se llevó a cabo la negociación, con concejales abordo, para entregar el recaudo que hacía la Dirección de Hacienda a la controvertida Si Cali.Es que, sin duda, los estragos que podrían dejar esas soñadas revelaciones serían peores que los efectos del invierno en la región.Supongan que conociéramos un cable con los detalles de lo acordado entre el candidato a la Gobernación del Valle Víctor Julio González y el senador Germán Villegas para que éste último se apartara, por primera vez, de las directrices de su querido Partido Conservador. O lo explosivo que podría ser darnos cuenta de las razones del ‘chontico’ Roberto Ortiz para jugarse con todo apostándole al candidato más frágil, Jorge Homero Giraldo.Piensen en un cable de ‘Wiki’ contándonos detalles de cómo Roy Barreras se paseaba ‘camaleonicamente’ primero en el Partido Liberal, destilando odio hacia Álvaro Uribe, luego trasteándose a Cambio Radical, donde le metió un ‘bombazo’ al partido de Vargas Lleras, para luego terminar en la U, convertido en el adalid del uribismo. Cómo nos caería de bien en el Valle conocer unos cuantos cruces de cables, saber las negociaciones políticas y las transacciones económicas que hay detrás de jugosos contratos y decisiones que se toman en el Departamento.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad