Violentos

Violentos

Junio 14, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

¿Somos un país culturalmente violento? ¿Está en los genes de los colombianos actuar de forma agresiva? O, como decía Rousseau, simplemente es el entorno el que moldea el comportamiento de ese ser que nace bueno, pero que la sociedad corrompe.Estos interrogantes surgen cuando observamos impotentes el estudio del Índice de Paz Global del 2012 que sitúa a Colombia como el país más violento de América Latina. Nos escandalizamos con las ‘vendettas’ de narcos en México, nos aterran los crímenes en Venezuela, nos damos la bendición por los hechos que ocurren con las ‘maras’ en El Salvador, pero con lo que sucede en Colombia preferimos mirar para el otro lado, para donde el vecino.Aquí nos han vendido la falsa idea de que si se acaba el conflicto interno, por arte de magia desaparecería la violencia en Colombia. Pues qué mentira. Sólo de un 8% a 10% de los homicidios que se cometen en Colombia proviene de acciones de guerra. Y queda un 90% de homicidios por intolerancia, accidentes, conflictos económicos, atracos y muertes pasionales. Más del 4% del PIB se destina a la industria de guerra militar, mientras las ciudades se desangran en un torbellino de violencia que sólo en el Valle del Cauca dejó el año pasado 3.533 homicidios. ¿Saben cuál fue el departamento más violento de Colombia? El nuestro.Como si fuera poco, en Cali el 85% de los 23.394 homicidios que se presentaron durante los últimos 15 años, fueron causados por balas, perdidas o dirigidas. Y muchas de ellas disparadas desde armas con salvoconducto, legales y originales. En el 12% de las muertes violentas fueron usados cuchillos, navajas, machetes u otros objetos corto punzantes. La intolerancia, según reportes de la Policía Metropolitana, está presente en al menos el 70% de los casos de homicidios en la capital del Valle. ¿Cómo desactivar esta máquina de muerte que pareciera ser Colombia? ¿Será posible aquietar ese espíritu de guerra constante que se respira en los colombianos, incluso en espacios de dialéctica tan simples como los foros de internet? Alguna vez podremos comportarnos como una sociedad civilizada o será inexorable esa sentencia del controvertido líder conservador Laureano Gómez cuando advirtió que Colombia tenía pocas posibilidades de llegar a ser una nación civilizada porque esa mezcla racial de españoles fanáticos, indios salvajes, negros primitivos, junto a las adversidades climáticas y geográficas, había resultado fatal. A la luz de nuestras realidades parece que Bolívar tenía razón: cada colombiano es un país enemigo.

VER COMENTARIOS
Columnistas