¿Uribe se posesionará?

Junio 26, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

Un rumor se ha extendido por estos días y es que el ex presidente Álvaro Uribe no asumirá su curul de senador en el Congreso. Sus contradictores sostienen que Uribe no se posesionará porque eso le quitaría el fuero que tiene como ex presidente de la República, el cual le permite que solo la Comisión de Acusaciones de la Cámara sea quien resuelva cualquier investigación en su contra. El rumor resulta infundado pues en ningún caso Uribe perderá ese fuero por investigaciones derivadas de sus ochos años al frente del gobierno. Lo que sucederá es que ahora, al asumir su curul como senador, cualquier hecho actual por el cual fuera denunciado, será asumido por la Corte Suprema, debido al nuevo ‘fuero’ que tendría como congresista.Otras consideraciones para que Uribe no se posesione en el Congreso son de corte político y de talante personal. Para muchos, el hecho de que Zuluaga no haya ganado la presidencia hace que el Centro Democrático, con sus 20 senadores, tenga una capacidad muy reducida de ejercer presión al Gobierno, que contará con la mayoría de congresistas a su favor. El talante de Uribe, dicen los analistas, no le permite ser cabeza de ratón, cuando él está acostumbrado a mandar y a que le obedezcan ciegamente.Frente a esta teoría, si bien es cierto que Uribe se siente más cómodo en posición de mando y que en el Congreso todos se querrán lucir a costa suya, el líder del Centro Democrático no rehúye ninguna batalla, es más, es en ese espacio del debate donde saca su destreza política y donde capitaliza mejor la polarización del país. Por lo tanto, no creo que este sea un argumento válido para decir que Uribe no se posesionará.Pero la tesis que me parece crucial para desbaratar los rumores de que Uribe no se posesionará el 20 de julio es que el ex mandatario tiene muy claro el horizonte político de su partido. El Centro Democrático no existe sin él. Esos congresistas no tendrán vuelo si Uribe no está presente. Uribe es alfa y omega en su partido. Y el ex mandatario sabe que cuenta con siete millones de votos, que fue lo que sacó Zuluaga en las pasadas elecciones presidenciales, pero que todos sabemos que esos votos no son del ex ministro de Hacienda.Uribe es consciente que sólo asumiendo su curul en el Congreso continuará vigente su legado político y su credibilidad frente a sus electores. Por eso, su gran apuesta, que podría romper en dos la Unidad Nacional de Santos, serán las alcaldías, gobernaciones y concejos. Es allí donde está realmente cifrada la esperanza del Centro Democrático, la presidencia era un dulce que estaba llegando demasiado pronto y Uribe lo sabe. Pero teniendo el control de capitales como Bogotá, Medellín, Cali, Manizales y Tunja, Uribe materializaría esos siete millones de votos y se convertiría en una piedra en el zapato para Santos, no solo desde el legislativo sino también desde el ejecutivo.

VER COMENTARIOS
Columnistas