Tragicomedia

Junio 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

No recuerdo en la historia del Valle del Cauca unas elecciones más anodinas, aburridas, desprovistas de propuestas, con candidatos tan poco carismáticos y con un exagerado desinterés de la ciudadanía. Es cierto, estos comicios, dados los antecedentes, resultan cruciales para determinar el futuro del Valle, pero qué doloroso comprobar cómo este proceso electoral es una burda tragicomedia vallecaucana.La verdad no hay mucho para escoger. Por un lado, Ubeimar Delgado, fiel representante de la política tradicional en el Valle, la misma que no se dio cuenta o miró para el otro lado cuando comenzó a llegar todo esa mafia política que se fue apoderando de los recursos públicos y que pelechó a la sombra de los gamonales y que hoy tiene como su punta de lanza a Francined Cano.Hoy a Delgado le cuestionan que no sea universitario, pero a la luz de lo que sucede en esta vergüenza de departamento qué falta hace. ¿Abadía y Useche no eran universitarios? Y miren en lo que quedamos. El prófugo exsenador Martínez, el zar de la política vallecaucana, creo que ahora también tiene título, lo consiguió en el Inpec, pues bienvenido al club.La confusión en este momento es total. Estamos en un verdadero Valle de lágrimas. Un grupo de ciudadanos le ha apostado al voto en blanco, legítimo derecho pues consideran que de los dos (Ubeimar y Francined) no se hace un caldo. Pero qué tristeza también comprobar que al verse perdidos, todo indica que de las huestes de Martínez también le están apostando al voto en blanco con un único fin, permitir que la actual gobernadora continúe por seis meses más, haga lo que tenga que hacer y preparar un mejor candidato que el ‘hueso’ de Francined que no ha ganado una elección en su vida.Es increíble que hasta un derecho tan elemental de los vallecaucanos, como querer votar en blanco, esté permeado por la corrupción politiquera, por la trapisonda. La desconfianza es absoluta. Aquí nadie cree en nada, políticamente este es un departamento inviable, con dirigentes políticos cuestionados, otros incapaces, otros ignorantes, sin ninguna estatura nacional, dignos para un departamento esquilmado y que se merece los ‘petardos’ de dirigentes que tiene. El Valle está podrido, huele feo, donde mientras un grupo de congresistas se dedica a defender a un ex senador subjúdice, vinculado por las autoridades con el paramilitarismo y el narcotráfico, otro se dedica a coptar puestos públicos, enriquecer su clientela y polemizar con el otro grupo a ver con cuántas alcaldías se puede quedar. Qué podredumbre rodea a este Valle, que lo cierren y lo vuelvan a hacer.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad