¿Silencio de los fusiles?

¿Silencio de los fusiles?

Julio 09, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

El anuncio de las Farc, en el sentido de que retomarán el cese unilateral del fuego a partir del 20 de julio, le da a las negociaciones de paz una bocanada de aire, por lo menos durante el mes que la guerrilla silenciará sus fusiles. Cuando el proceso navegaba en medio de un mar embravecido, llegó como un bálsamo la propuesta de los países garantes de hacer todo lo posible por desescalar el conflicto y la posterior aceptación tanto del Gobierno Nacional como de las Farc.Sin embargo, detrás de esta decisión de las Farc está el claro interés de forzar un cese al fuego bilateral, que genera un inmenso temor entre los colombianos, ante la posibilidad de que el grupo guerrillero utilice ese tiempo para reagruparse, armarse e incrementar el número de sus hombres. Sin embargo, también hay que ser claros que la fórmula de negociar en medio del conflicto, tal como lo planteó desde el principio el presidente Santos, ya se desgastó. Tal vez funcionó al principio, pero los absurdos ataques de las Farc a la infraestructura energética y los derrames de petróleo en ríos dinamitan el proceso y dejan sin argumentos a sus defensores. Es claro que la guerrilla, con sus demenciales actos, buscó llevar las negociaciones a este punto. Es decir, ya dieron una prueba a los colombianos, durante su pasada tregua unilateral, que aún tienen control de mando sobre su tropa y que podían darnos un ‘brochazo’ de cómo era vivir en paz. Rota la tregua, ahora quieren hacernos ver cómo es incendiar un país a punto de terrorismo. Qué dilema para el presidente Santos y sus negociadores. El cese bilateral del fuego se muestra como una alternativa real para el desescalamiento del conflicto y recuperar la confianza entre las partes. Pero por otro lado, es indudable que esta opción desatará la feroz resistencia de quienes no están de acuerdo con el proceso de negociación, que consideran que declarar un cese bilateral es equiparar las Fuerzas Militares con la guerrilla y que lo que se producirá será el escenario ideal para que las Farc prolonguen indefinidamente las conversaciones y reagrupen sus cuadros para hacerse más fuertes ante la falta de asedio del Ejército.Una salida intermedia puede ser retomar la propuesta del ex presidente Uribe, quien ha planteado una concentración de los frentes de la guerrilla, previa verificación internacional y poner un tiempo consensuado que permita llevar a buen puerto las negociaciones y firmar de una sola vez el fin del conflicto con la Farc. Se viene un mes crucial para el gobierno Santos y el futuro de los diálogos de paz, la guerrilla acepta que no ha existido en el pasado un momento más propicio para terminar el conflicto que ahora, entonces esperemos que esto se ratifique con gestos definitivos de desarme.

VER COMENTARIOS
Columnistas