Se agitan las candidaturas a la Alcaldía

Febrero 10, 2017 - 10:52 a.m. Por: Gerardo Quintero

La renuncia de varios funcionarios de la actual Administración local pone en el partidor las posibles candidaturas a la Alcaldía de Cali y revuelve el ambiente político de la ciudad.Desde ya es necesario comenzar a discutir el tema de las candidaturas para que los caleños vayan sabiendo quién es quién y cómo se van rodeando los candidatos.Comencemos con los aspirantes que contarían con el aval del alcalde Jorge Iván Ospina y que representarían a su movimiento Podemos Cali.Hay que empezar diciendo que el candidato del Alcalde y por quien hacía la gran apuesta era el director de Hacienda, Juan Carlos Botero. Sin embargo, ante su decisión de no aspirar, Ospina abrió el espectro. El Plan B era uno de sus mejores amigos, Luis Eduardo Barrera, presidente de Metrocali, quien cayó en desgracia luego de la suspensión que se le dictó por no reunir el perfil para asumir el cargo en Metrocali.Esta situación derivó en que el médico Ospina se quedó sin candidato y optó entonces por una fórmula arriesgada. Todo indica que la gran apuesta del Alcalde para que lo suceda una persona cercana a su movimiento será el director de Infraestructura y Valorización, Juan Diego Flórez. A favor de Flórez juega el hecho de ser una persona joven, alejado del escenario político tradicional y ligado más al ‘Ospinismo ligth’ que a la línea dura de izquierda de Podemos Cali, conocida como los Gatos.Flórez, sin embargo, no tiene mucho arraigo en el Movimiento Podemos Cali, es muy bisoño para las grandes ligas de la Alcaldía y muchos de los Gatos consideran que es demasiado ‘Pirobito’ (play, plástico o gomelo) para ser el candidato que suceda a Ospina.¿Quién podría ser la apuesta del actual Alcalde? Sabiendo de antemano que Argemiro Cortés, secretario de Cultura, no cuenta con el ‘espaldarazo’ de Ospina y que el secretario de Salud, Alejandro Varela, aplazó su aspiración ante la debacle que tuvo con el tema de la liquidación de Calisalud, Ospina no ha querido abandonar del todo la posibilidad de que lo suceda Johannio Marulanda, el ex director de Planeación.Aunque el arquitecto ha caído en desgracia y está hoy un poco alejado de Ospina, no se puede olvidar que se trata de uno de los ideólogos de Podemos Cali y uno de los hombres más respetados entre los grupos de apoyo del alcalde Ospina. Marulanda, sin embargo, tiene en contra su cero carisma, su poco reconocimiento ciudadano, su falta de experiencia en la política y el poco tacto que ha demostrado en sus debates con concejales y senadores.Desde el edificio del CAM saldrá otra propuesta, pero ésta sin el aval de Ospina. Se trata del secretario de Tránsito, Fabio Cardozo. El ex gestor de Paz de Angelino ha decidido abrirse paso, sin esperar el guiño de Ospina. Su aspiración está decidida, recogerá firmas y tratará de ubicarse en un espectro político de centro, intentando, además, captar el inconformismo de miembros de Podemos Cali y el Polo Democrático que no se sientan representados con Juan Diego Flórez ni con Johannio Marulanda. Cardozo buscará acercarse a los estratos dos y tres, donde considera que puede sacar votos apelando a su experiencia política y a su enfrentamiento decidido con transportadores locales para darle paso al MÍO.Para Cardozo juegan en contra algunos factores. No es de la cuerda ‘Ospinista’, se ha enfrentado en varias oportunidades con el médico, luego está claro que el Alcalde ni contemplará su candidatura. Sus contradictores políticos lo ubican a la izquierda del espectro político y por allí intentarán bombardear su aspiración en una sociedad bastante radicalizada . El caos vial que se avecina seguramente le será atribuido y en el mejor de los casos dirán que dejó al Alcalde solo, con el chicharrón de las megaobras encima.La apuesta de La UPor el lado del Partido de La U, la gran apuesta, si ella acepta ir a la consulta interna, será la gerente interventora de Emcali, Susana Correa. La funcionaria será, sin duda, uno de los pesos pesados para la contienda electoral de octubre del 2011. Susana Correa reúne varios aspectos que la hacen favorita para las elecciones. Es protegida del ex presidente Álvaro Uribe, amiga del presidente Juan Manuel Santos, proviene de una familia de altos recursos y es fiel representante del ‘notablato’ caleño.A lo anterior sumemos que fue retirada en el momento justo de Emsirva para evitar que se le asociara con la liquidación de la empresa y en Emcali hoy muestra cifras con superávit, obras en el Distrito de Aguablanca y la creación de un gran depósito de agua que ha permitido que no se vuelva a suspender el servicio cuando el río Cauca tiene alta sedimentación.Sin embargo, también hay aspectos que juegan en contra de su aspiración. Por un lado, algunos coqueteos con el PIN le serán sacados en cara una vez comience la carrera. Sus contradictores aseguran que en Aguablanca se dedicó a hacer política a través de las obras de acueducto y alcantarillado y también le cobran que no fue capaz, durante su administración, de que se devolviera la empresa al Municipio. Lo otro es que será señalada como la candidata de los ricos de Cali y le endilgarán frases populistas que hacen daño como que no sabe lo que es ‘vivir un día con hambre’.Los del ConcejoEl pastor José Fernando Gil y la concejala Clara Luz Roldán no parecen hacer mucho contrapeso a Susana Correa en La U y aunque se avecina una consulta interna, no creo que Correa tenga mucho problema en ganarla. No obstante, hay que reconocer que si la senadora Dilian Francisca Toro decide jugarse todas sus cartas con Clara Luz Roldán, puede torpedear el futuro de Susana Correa. Ya sabemos el poder en las urnas de la congresista. Desde el Concejo también aspira a la Alcaldía Milton Castrillón, del Partido Conservador, y ahijado político del senador Germán Villegas. Milton tiene experiencia, le cabe la ciudad en la cabeza y es tal vez el cabildante más estudioso que existe en la actualidad. Castrillón aspira a ser escogido como el candidato del Partido Conservador, pero sin que haya consulta de por medio, si se llegase a realizar, no dudará en irse por firmas. Mejor dicho, Castrillón será candidato a la Alcaldía como sea, mientras cuente con la bendición de Villegas. En contra de Milton está su propio origen como concejal, una institución muy cuestionada en la ciudad, con poca credibilidad y pésimos antecedentes. Es considerado un viejo zorro de la política, con todos los buenos y malos comentarios que una percepción así pueda generar.Otro concejal que ha mostrado su intención de participar en la contienda es José Luis Pérez. Tiene a favor que es muy cercano al vicepresidente Angelino Garzón y puede ser la carta del ex gobernador del Valle para recuperar terreno en la ciudad. Sin duda Garzón entrará a pisar duro en la comarca (como lo está haciendo con Lourido en la Gobernación) y no escatimará esfuerzos en quedarse con la Alcaldía de Cali. Pérez puede ser una carta combinada, en la que jueguen Garzón y Ospina para contener la arremetida de La U o del PIN. No obstante, Pérez es una incógnita, puede estar con Abadía un día, otro con Angelino, luego es el defensor del Ospinismo, también está con la ASÍ. Aunque valga decir que algunas personas vinculadas a la política, por el contrario, aseguran que esa es su gran fortaleza.Los otros candidatos que ofrece el Cabildo son el médico Carlos Pinilla Malo y Carlos Andrés Clavijo. Pinilla tiene experiencia en el Cabildo, siempre ha sido señalado como el hombre que ‘arregla’ los entuertos entre el Concejo y la Administración y tiene fama de ‘pedir mucho’. Sus contradictores recuerdan su cercanía con la funesta administración de Apolinar Salcedo y le enrostran que fue hombre clave para sacar contra viento y marea la controvertida Sicali, que hoy maneja prácticamente los ingresos municipales. Clavijo es un hombre joven, con buena presencia, pero con poca experiencia en la cosa pública. Algunos sostienen que aunque su figura es muy fresca y juvenil tiene todos los vicios de los políticos viejos. No será una carta fuerte para aspirar a suceder a Ospina.La carta del PINAunque hoy el PIN esté en bajo perfil y no aparezca mucho, no se puede descartar ni considerar que será un invitado de piedra. Ténganlo por seguro que ‘Los Juan Carlos (Martínez y Abadía)’ no se van a quedar tranquilos y desde ya deben estar cocinando el candidato. Uno de ellos podría ser Alex Loango, el director de Acuavalle, muy cercano al ex senador Martínez y quien estará en el partidor ya sea para la Alcaldía de Cali o la Gobernación del Valle.Otra opción contemplada por Abadía, Martínez y los congresistas del PIN es el concejal Edison Ruiz, mano derecha de Martínez, y quien ha hecho el trabajo sucio contra Ospina. Ruiz no cuenta con mayor trayectoria, pero al final en el PIN eso poco importa, recordemos el caso del senador Juan Carlos Rizetto. La última carta que se puede jugar el PIN es ir de frente con Susana Correa, aunque ella decida aspirar por La U. Sin embargo, en el PIN no descartan que la gerente de Emcali considere que ir a una consulta contra la candidata de la senadora Dilian Francisca Toro es un suicidio y termine arropada en las toldas del PIN. Esta opción no es descabellada pues Susana nunca ha negado su ‘relación respetuosa’ con el PIN y tiene buena ‘vibra’ con los Juan Carlos.Los independientesFinalmente hay dos candidaturas ‘outsider’, puesto que no representan a ningún partido político, por lo menos hasta ahora. Se trata del ex secretario de Gobierno Miguel Yusti y el transportador Ramiro Jurado. Yusti es un académico, con conocimiento en el tema de seguridad, que fue el secretario de mostrar de la Administración Salcedo, pero eso mismo lo castiga. El hecho de que lo relacionen con Apolinar Salcedo es una pesada carga que difícilmente le permitirá prosperar en una candidatura. Jurado, mientras tanto, ha estado ligado desde siempre al sector transportador, pero igual ha apoyado decenas de candidaturas a la Alcaldía y al Concejo. No tiene trayectoria en el sector público, pero siempre ha estado tras bambalinas moviendo sus intereses y el de sus amigos. Cuenta con suficientes recursos para sostener una campaña, pero no tiene proyección ni arraigo popular en la ciudadanía. Ninguno de los dos pareciera tener el suficiente músculo para llegar hasta el final, pero sorpresas se han dado.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad