Qué asco la politiquería

Qué asco la politiquería

Julio 23, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

La podrida y desastrosa política de este departamento ha tenido esta semana un nuevo escenario para demostrar cuan vil se puede ser en su práctica. Mientras en Dagua un tal ‘carevieja’ es avalado por el Partido Conservador, sin importar la serie de investigaciones penales que tiene en curso, en Cartago asesinan a un oscuro abogado de narcos, Ignacio Londoño, a quien todos daban como el seguro ganador de las elecciones para alcalde en esta población del Norte del Valle. Al tiempo, Jorge Homero Giraldo retiró su candidatura a la Gobernación del Valle, según él, debido a los saboteos de los que viene siendo víctima por parte del representante liberal Fabio Arroyave y otros dirigentes del partido, que habría impedido que también se inscribiera la lista al Concejo. En la U todo está listo para que la baronesa de la política vallecaucana, también investigada, inscriba su candidatura a la gobernación, que concita a faros de la política regional como Roy Barreras. Y como si fuera poco, el Partido Verde, que se constituyó hace unos años como una alternativa de ‘manos limpias’ frente a la politiquería nacional, ha demostrado por estos días lo peor de su naturaleza al no entregar el aval a su candidato en Cali, Michel Maya, porque el senador Jorge Iván Ospina quiere que apoyen al aspirante de la U, su amigo Angelino Garzón.Esto es solo un repaso de una semana y me quedo corto. Yo no sé ustedes pero qué asco todo lo que pasa en esta política local, que no es nada distinto de lo que sucede en el resto del país. Aquí nos venden el problema de la guerrilla como el principal de este país, cuando es evidente que la verdadera podredumbre está dentro del sistema, en la corrupción de las instituciones, en las alianzas mafiosas de quienes detentan el poder, en los amaños a la hora de dar los avales, en la falta de espacios políticos, en la manera como se trafica con los recursos públicos. Ese es el verdadero problema de este país, la alcantarilla de sus movimientos políticos y el fétido olor de quienes los representan.Nada cambiará en octubre, los mismos con las mismas veremos desfilar por los medios de comunicación, mostrando sus falsas sonrisas y sus discursos prefabricados de que “trabajarán por el pueblo”. Unos y otros se abrazarán y harán las mismas triquiñuelas de siempre con el erario. Los nuevos ricos (contratistas del Estado, amigos de cada candidato) seguirán llenando sus arcas y el resto de incautos seguiremos preguntándonos por qué faltan insumos en los hospitales, por qué no hay una mejor educación pública, por qué hay tanta inseguridad en las ciudades, por qué hay tanta inequidad, por qué nos clavan más y más impuestos…

VER COMENTARIOS
Columnistas