‘Pachito’, el avispado

Octubre 03, 2013 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

Desconciertan las movidas del ayer Puro Centro Democrático, hoy Uribe Centro Democrático, el partido erigido por el caudillo ex presidente Álvaro Uribe y que apenas dos semanas después de lanzar sus nombres al Senado, no ha pasado un día en que no genere una polémica alrededor de este movimiento.Primero fue la candidatura de José Obdulio Gaviria al Senado, que abrió una tronera en las intimidades del movimiento. A tal punto que uno de los precandidatos presidenciales, Óscar Iván Zuluaga, el único que podría disputarle la ‘bendición’ de Uribe a Pacho Santos, pidió a Gaviria marginarse de la contienda electoral. ‘Pachito’ salió, cual toro bravo, a defender a Gaviria y le sacó varios ‘trapitos al sol’ a Zuluaga, demostrando que la supuesta armonía en el hoy Uribe Centro Democrático es más cuento que otra cosa.Posteriormente, la definición de las listas a la Cámara por este movimiento se fue convirtiendo en un lío para el expresidente, pues muchos de los candidatos son verdaderos paracaidistas de la política que quieren aterrizar en el Congreso, llevados por los vientos de popularidad de Uribe. La situación es tan compleja que en el Valle ni siquiera han podido definir la lista, en la cual suenan no pocos politiqueros, marrulleros y poco claros aspirantes.Sin saber qué hacer con José Obdulio, al que hasta el mismísimo ‘pura sangre uribista’ Fernando Londoño le pidió marginarse, surge una nueva polémica en las toldas de este extraño movimiento en que la única luz que brilla (Uribe) muestra la opacidad del resto. Pacho Santos, que ya se siente el candidato presidencial ungido, decidió inscribir ante la Registraduría su propio movimiento para ser candidato presidencial. Y el movimiento del exvicepresidente se llama (no podía ser de otra forma) ‘Con Uribe, confianza en Colombia’. ¿Qué busca Pacho Santos al abrir tolda aparte? Obviamente ‘Pachito’ no va a dejar a un lado la cobija de Uribe, pero sí quiere demostrarle a Zuluaga que puede ‘contarse’ entre los electores y conseguir las 437.178 firmas que necesita para inscribir su candidatura. De esta manera, Santos, que prefiere una encuesta para elegir el candidato del Uribismo, le demostraría a Zuluaga que sí tiene votos e intentaría forzar al expresidente a que le dé su bendición de una buena vez. Con su jugada, ‘Pachito’ demuestra su ambición política y le corrió el butaco, definitivamente, a Zuluaga y a Holmes Trujillo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad