¿Mejoró la seguridad?

Diciembre 20, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

Así sea verdad, a la luz de las estadísticas, qué patético suena el secretario de Gobierno Carlos José Holguín diciendo que la “seguridad en Cali ha mejorado”. El hecho de que durante los primeros 19 días de diciembre en la capital del Valle se hayan registrado 93 homicidios y que en el último fin de semana trece personas perdieran la vida en situaciones de violencia tiene que prender las alarmas de cualquier ciudad seria.Mientras en Bogotá los índices de homicidios se sitúan en un 40% menos con relación al año pasado, aquí nos daremos por bien servidos si logramos reducir 60 muertes. La situación en Cali es angustiante, lo que se refleja en los resultados que arrojó la encuesta del Programa Cali Cómo Vamos, la cual advierte que el 34% de los ciudadanos se siente inseguro en las calles. Sí, las autoridades dirán que las cifras demuestran otra cosa, que los homicidios han disminuido en comparación con el 2011 y que otros delitos como el hurto de vehículos también han descendido, pero no hay que olvidar el subregistro que hay en todos estos casos, porque son muchos los ciudadanos que se abstienen de acudir a las diferentes instancias por las demoras y la poca confianza en la justicia. Un aspecto que refleja la calidad de vida de una ciudad es la percepción que tiene sobre diferentes aspectos de ella y es evidente que la sensación de inseguridad está presente en cada esquina de la ciudad.El desmesurado crecimiento en el consumo de drogas y la consiguiente aparición de ‘micromafias’ en los barrios, que se encargan de hacer la distribución de los estupefacientes en parques y esquinas, ha convertido a muchos sectores de Cali en poco menos que zonas inexpugnables para las autoridades. Sí, señor Secretario, usted tiene razón, la situación es muy compleja y se agravó por la aparición de bandas criminales en la ciudad. El control por el microtráfico origina ajustes de cuentas. Usted dice que el sicariato, las venganzas, el ajuste de cuentas y las represalias entre bandas representan cerca del 35% de las muertes violentas en Cali. De seguro es cierto, pero los caleños esperamos una gran estrategia para desvertebrar estas bandas, porque su presencia cada vez es mayor y las autoridades parecieran que se están quedando solo en los diagnósticos, mientras los caleños nos hundimos en el temor.

VER COMENTARIOS
Columnistas