Me declaro en alerta

Me declaro en alerta

Marzo 31, 2011 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

Estoy de acuerdo con el alcalde Jorge Iván Ospina en declarar la alerta amarilla por los altos índices de inseguridad que estamos padeciendo los caleños. No sé para qué sirve esa vaina, pero suena bien. Supongo que esa alerta amarilla debe ser tan efectiva como si se aumentaran los recursos para la Policía Metropolitana, en vez de destinar plata para los guardas cívicos. Incluso debe suplir las fallas de planeación y ejecución de una política de seguridad desde la Secretaría de Gobierno de Cali. Esa alerta debe ser tan valiosa que acabará, como por arte de birlibirloque, la proliferación de ventas de alucinógenos en los barrios de Cali o las oficinas de sicariato que proliferan en los sectores populares.Estoy tranquilo porque con esa alerta amarilla seguro se reducirán los robos de vehículos en la capital del Valle y los despojos de celulares en parques y esquinas de la ciudad.Creo que con esa medida ahora sí se notará la presencia de la Policía entre semana, porque parece que en Cali sólo se ejerce la autoridad los sábados en las salidas de Menga y Juanchito. Ahora que lo pienso, por qué no extendemos esa alerta amarilla al Concejo. Sí, podríamos decretar la alerta para que trabajen durante estos días de extenuante campaña electoral que no permite hacer otra cosa. Con eso, a la fija que lograríamos que la ‘locomotora’ del cabildo caleño se moviera aunque fuera unos centímetros. O qué tal si decretamos la alerta amarilla en Metrocali y la extendemos a los operadores del MÍO. De esta forma lograríamos que se construyan las necesarias estaciones de cabecera, que no instalen puestos de comida al MÍO y que los operadores envíen buses de manera regular para evitar que los usuarios entren en las ‘orugas azules’ como sardinas en lata.Pienso también que ante el peligro de que nos quedemos sin mundial Sub-20, el Alcalde debería ‘meterle’ una alerta amarilla al estadio a ver si el contratista termina esas cubiertas del Pascual que se ven bastante crudas con miras al campeonato futbolero.Y como una ‘medida de éstas no se le niega a nadie’, la Administración local debería pensar también en extenderlas al desempleo, a la falta de oportunidades para los jóvenes, a la disminución en el presupuesto para la cultura. Estoy seguro que con la alerta amarilla no solucionamos el problema, pero eso sí, cómo lo vuelve de importante.

VER COMENTARIOS
Columnistas