Los retos del General

Los retos del General

Diciembre 03, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

La llegada del brigadier general Nelson Ramírez a la comandancia de la Policía Metropolitana de Cali, en reemplazo del general Hoover Penilla, debe ser una oportunidad para replantear varios aspectos de seguridad en la capital del Valle que urge rediseñar.Es claro que el general Penilla se va ‘premiado’ a dirigir la Policía en Bogotá. Este alto oficial puede mostrar que en el 2014 los asesinatos en Cali se redujeron de 1.959 a 1.557, 402 casos menos y se tuvo una tasa de 66 muertos por cada cien mil habitantes, la más baja de las últimas dos décadas. Esas cifras se mantuvieron en los primeros nueve meses del 2015, con 912 homicidios entre el 1 de enero y el 1 de septiembre de este año, cifra que indica una disminución de 59 casos respecto al mismo periodo del año pasado.Sin embargo, a pesar de estos registros, Cali sigue siendo una de las ciudades con más homicidios en Colombia. Y no solo eso, los ciudadanos tienen una percepción de inseguridad muy alta, así los índices de reducción de delitos nos digan otra cosa.En ese orden de ideas, la primera tarea de Ramírez será combatir las estructuras de crimen organizado que se han tomado varios sectores populares. Las oficinas de cobro continúan en sectores del oriente y hay parques ‘tomados’ por bandas criminales que tienen arrinconados a los vecinos.Lo que sucede en Potrero Grande es un claro ejemplo de cómo la ciudad está partida en materia de seguridad. Que un grupo de delincuentes se tome un barrio durante horas, destruya puertas, amenace, entra a las viviendas y ninguna autoridad pueda impedir tal situación, demuestra el alcance siniestro de estas bandas.A esto se agrega que delitos como el robo de celulares continúan impactando a los caleños, a pesar de que la Policía diga que las cifras son inferiores a años anteriores. Y es que los datos son contundentes, cada día en Cali se roban ocho celulares, en promedio. Entre enero y septiembre, el número de denuncias fue de 2.318. De estos hurtos, 1.557 fueron en vías públicas.Otro grave problema de la ciudad en materia de seguridad es el crecimiento exponencial de las pandillas juveniles. Estas bandas integradas por chicos desde los 12 años son la semilla de la cual se alimentan las oficinas de sicariato y las grandes bandas criminales que controlan sectores en la ciudad. La Personería estima que hay 134 pandillas, que han provocado al menos 200 muertos en lo que va de este año. Entonces, este es el panorama general Ramírez, bienvenido y haga de esta una ciudad más segura, se lo agradeceremos eternamente.

VER COMENTARIOS
Columnistas