Las dudas del atentado

Mayo 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

El infame atentado cometido en Bogotá contra el exministro Fernando Londoño Hoyos abre una serie de interrogantes que hoy continúan sin ser despejados y que es necesario plantearlos en este momento de convulsión nacional. Llama la atención que mientras el Comandante de la Policía de Bogotá atribuyó el hecho a las Farc, el mismo presidente Juan Manuel Santos y su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, optaron por la prudencia y no señalaron la hipótesis fácil de que se trataba de un atentado de la guerrilla. ¿Qué información puede estar sopesando el presidente Santos para no atribuir el atentado de manera inmediata a la guerrilla?Es cierto que las Farc han dado muestras fehacientes de su miopía política, pero ¿cómo entender este atentado cuando, al parecer, se están adelantando negociaciones de alto nivel para iniciar un diálogo de paz? ¿Cómo hacer una lectura racional si hace pocos meses el líder de las Farc, Timochenko, planteó directamente al presidente Santos una salida negociada?¿No resulta muy coincidente que el mismo día que se iba a aprobar en sexto debate un marco legal para la paz, que beneficia directamente a la misma guerrilla, se produzca un atentado terrorista de estas características?No pretendo exculpar a las Farc, ni más faltaba, pero en estos momentos de confrontación política, de radicalismos y de tensión en el país, es necesario tener cabeza fría. La salida negociada del conflicto tiene demasiados enemigos. Ya lo ha advertido el propio Santos, cuando habla de las manos negras, tanto en la izquierda como en la derecha radical de este país.Cuando mataron al dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado, las hipótesis iniciales apuntaron a las Farc. Se trataba de un hombre insignia de la derecha colombiana, crítico mordaz de la guerrilla, representante del establecimiento y de las familias que han mandado en este país por décadas (hay muchas similitudes, ¿cierto?) y al final, ya sabemos que fue una conspiración macabra, no precisamente salida de las entrañas de la guerrilla.El país reclama la verdad. Si fueron las Farc, una vez más habrán dado un portazo en la nariz de quienes creemos en la posibilidad de una salida negociada del conflicto, pero si se comprueba que fueron otros los autores del atentado, quienes intentaron pescar en este río convulsionado que es Colombia, también reclamamos que se revele su procedencia. La Nación vive momentos cruciales, hay un país dividido y necesitamos claridad. Las autoridades tienen la palabra.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad