La hora de las peligrosas alianzas

opinion: La hora de las peligrosas alianzas

Con la decisión del Consejo Nacional Electoral de avalar las candidaturas de...

La hora de las peligrosas alianzas

Febrero 10, 2017 - 10:54 a.m. Por: Gerardo Quintero

Con la decisión del Consejo Nacional Electoral de avalar las candidaturas de Milton Castrillón y Rodrigo Guerrero el panorama electoral comienza a despejarse en la ciudad y abre el espacio para que comiencen a producirse las alianzas entre diferentes fuerzas. Comencemos con lo que puede ocurrir con la campaña de quien, hasta hoy, lidera las intenciones de voto en la ciudad. Rodrigo Guerrero ha dejado abiertas varias puertas para lograr el apoyo de algunos sectores, pero tal vez el que más cercano se encuentra es Argemiro Cortés, de Podemos Cali (movimiento que llevó a Jorge Iván Ospina a la Alcaldía), y Centro Independiente (el nuevo movimiento liderado por el vicepresidente Angelino Garzón). Más allá de las disputas internas en este movimiento de centro-izquierda, lo cierto es que sus dos principales sostenes: Ospina y Garzón están decididos en apoyar a Guerrero. Lo que Argemiro Cortés y Podemos Cali pueden ofrecer a la campaña de Guerrero es un contenido social y un acercamiento a las bases populares. Si el equipo de Guerrero actúa de manera inteligente se podría quedar con lo mejor de las propuestas de la centro-izquierda, demostrar una candidatura de inclusión social y enviar un mensaje de que en la Cali que quiere construir Guerreo caben todos los sectores. De esta forma, Guerrero le quitaría a sus contradictores el caballito de batalla de que su campaña se queda en el Club Colombia y garantizaría a Podemos Cali que proyectos de Jorge Iván Ospina, como las megaobras y las ciudadelas educativas, continuarán en el tiempo y la obra del médico pueda ser reconocida. Pero también puede suceder que los contradictores de Guerrero aprovechen esta alianza para decir que Guerrero es la continuidad de Ospina y que su unión es simplemente una fachada, de lo que ellos denominan, “la oligarquía intentando apoderarse de la ciudad”.Otra alianza que se podría tejer en los próximas días es la llegada de Dilian Francisca Toro a la candidatura de Guerrero. Esto, a pesar de que Clara Luz Roldán, la aspirante de la U, ha mostrado su rechazo a tal posibilidad. Incluso, se dice en los mentideros políticos que ha peleado con su jefa Dilian y no quiere salir de la contienda. Sin embargo,lo cierto es que la gran 'cacica' es la que manda y Clara Luz tendrá que ceder a lo que diga su 'madrina'.La llegada de esta última a la estructura política de Guerrero le daría al médico los votos de maquinaria que ofrece Dilian Francisca Toro, pero también puede restarle independencia a la hora de estructurar su gabinete. Porque lo cierto es que Dilian Francisca no otorga ningún apoyo sin que le den nada a cambio. De darse este respaldo, habrá qué esperar para saber, en concreto, cuáles secretarías pediría a cambio la líder de la U y qué esta dispuesto a entregar Guerrero.En el caso del candidato conservador Milton Castrillón las apuestas y alianzas son más arriesgadas. El aspirante es muy cercano de Orlando Chicango y Carlos Pinilla, concejales liberales, quienes nunca vieron con buenos ojos la candidatura de Sigifredo López. Lo más seguro es que ambos terminen apoyando a Castrillón, mientras la otra cacica liberal de la ciudad, Clementina Vélez, terminaría en las toldas de Rodrigo Guerrero, lo que demostraría la división en las toldas de la colectividad roja. Sin embargo, Milton sabe que tiene que dar un golpe de mano muy fuerte para poder torcer lo que dicen hoy las encuestas y que lo ubican entre un segundo y tercer lugar. Esa apuesta puede ser la más arriesgada y es la prácticamente lista alianza de Castrillón con Héctor Fabio Useche, candidato del PIN a la Gobernación. La renuncia de Edison Bioscar Ruiz estaba cantada y sólo era cuestión de tiempo. Este concejal sólo era un fusible de su padrino el ex senador Juan Carlos Martínez, que en cualquier momento se iba a fundir para dar paso a las negociaciones políticas.Para Useche resulta vital que los votos de Milton lleguen a su campaña, teniendo en cuenta la cerrada lucha que tiene con Ubeimar Delgado y Jorge Homero Giraldo. Pero también el concejal ve importante el apoyo económico y de votos amarrados que ofrece el controvertido movimiento. No obstante, los riesgos que puede correr Castrillón al unirse con el PIN lo pueden conducir también a un desfiladero. Es sabido que el PIN no entrega ningún apoyo sin amarrar secretarías (recuerden la Secretaría de Gobierno, con Eliana Salamanca, en la alcaldía de Jorge Iván Ospina). A lo anterior hay que sumar el desprestigio de este movimiento en el país. Asimismo, tener la presión de Juan Carlos Martínez, ex senador detenido, y a Juan Carlos Abadía, ex gobernador destituido, no deja de ser un camino muy sinuoso para alguien que aspira a dirigir los destinos de la ciudad. Castrillón tendrá que evaluar muy concienzudamente hasta dónde está dispuesto a llegar con tal de alcanzar el primer cargo del Municipio. La experiencia de Ospina indica que los compromisos asumidos con Martínez y Abadía se pagan hasta el último momento y que las presiones que ejercen ambos son de tal magnitud que nadie se puede desprender, ni siquiera con el paso del tiempo. De lo contrario no se entiende cómo funcionarios de tan pobre desempeño como Eliana Salamanca (secretaria de Gobierno) y Diego Cardona (Secretario de Deportes) permanecieran, libres de polvo y paja, durante los cuatro años de gobierno de Ospina.El tercer escenario vislumbra una alianza entre los candidatos de Cambio Radical, el Partido Liberal y la U. Los tres (Carlos Andrés Clavijo, Sigifredo López y Clara Luz Roldán) o sus delegados se han reunido para explorar qué mecanismo utilizar para escoger el candidato. Algunos proponen una gran encuesta y otros advierten que lo mejor es que sea por consenso. Esto último es la posibilidad más lejana, pero es a la que le apunta la candidata de la U, teniendo en cuenta que Sigifredo López podría ganarle en una encuesta, por la recordación que tiene entre la ciudadanía, a raíz de su secuestro cuando era diputado. A esta alternativa han intentado acercar a Argemiro Cortés y Fabio Cardozo, sin embargo todo indica que ambos no han considerado viable la propuesta. Esta alianza podría ser fuerte en la medida en que todos apostarán de verdad al candidato escogido, pero lo que se vislumbra es que Cambio Radical está dividido y la mitad de sus baluartes están con Castrillón, el Partido Liberal también vive esa condición y en la U se debaten entre apoyar a Guerrero o seguir con Clara Luz. El último eslabón de esta jornada electoral lo compone la candidata del Polo Democrático, María Isabel Urrutia. Aunque han cuestionado su poca preparación académica y ha sido blanco de burlas por algunas de sus propuestas, lo cierto es que la Campeona Olímpica no se despega del grupo que sigue a Guerrero en las encuestas. No parece que vaya en ninguna alianza, lo cual resulta lógico por el carácter radical de sus padrinos, el senador Alexánder López y el representante a la Cámara por el Valle, Wilson Arias. Pero de lo que sí pueden estar seguros es que María Isabel jugará fuerte en estas elecciones. Tiene prestigio deportivo, no tiene escándalos políticos que empañen su vida pública, y puede aprovechar su condición de mujer humilde que luchó desde abajo para posicionarse en el imaginario de la ciudad.Sin embargo, también hay que decir que no son pocas las versiones que indican que los Juan Carlos (Abadía y su socio Martínez) también podrían haber puesto sus huevitos en esta canasta. Algunos amigos de Abadía dicen que éste es muy cercano de Alexánder López y no le disgusta la idea de apoyar a la ex campeona mundial y por el lado de Martínez, hay elementos de unión con María Isabel: afrocolombiana, de extracción humilde, una candidata con carisma, aspectos que el ex senador sabe aprovechar muy bien. También hay que decir que el PIN, conociendo sus antecedentes, posiblemente le esté apostando a dos candidaturas para tener mayores posibilidades de ganar y cobrar.

VER COMENTARIOS
Columnistas