El miedo de Uribe

El miedo de Uribe

Febrero 07, 2018 - 11:45 p.m. Por: Gerardo Quintero

“Tengo miedo”. Esta confesión, proveniente del expresidente Uribe, suena poco menos que sorprendente. El hombre que encarna el machismo hirsuto de las montañas antioqueñas. El hombre que redujo a la guerrilla a sus ‘justas proporciones’, a través de su polémica Seguridad Democrática, tiene miedo.

Si no fuera porque estamos en plena campaña electoral hasta pensaría que se trata de una confesión de un político veterano que quizás está en trance de recoger las velas y retirarse a sus cuarteles de invierno. Pero no, Uribe confiesa miedo porque Petro está liderando las encuestas, valga decir por ínfimos dos puntos de diferencia con Fajardo.

Pero la verdad es que Uribe debe tener de todo menos miedo. Debe estar feliz, es lo mejor que le podía pasar a él y a su partido de extrema derecha. Sus sueños se han cumplido. El mejor escenario ha llegado. El ‘coco’ por fin apareció. El ‘diablo con cola’ ha llegado y es el momento de encender la antorcha del temor. ‘Tenemos miedo, allá viene el demonio castro-chavista’, vociferan las huestes enardecidas.

Petro es la cereza que faltaba al pastel. No hay hombre más aborrecido por el establecimiento que el exalcalde de Bogotá. Si hay una persona que puede encarnar el odio de los medios de comunicación, políticos tradicionales, la derecha, el centro, los empresarios, etc, ese es Petro.

Tampoco es que trabaje mucho por hacerse querer. Sus contradictores advierten que Petro es dogmático, arrogante, poco dado a escuchar, altisonante, no tiene ‘clase’, le gusta untarse de pueblo, luego es un populista, y gobierna con gente ‘rara’. Pero lo que más se remarca en este momento es que Petro ha sido muy condescendiente con el régimen de Venezuela, el peor ejemplo de lo que puede llegar a ser un gobierno de izquierda. Y esa cercanía asusta, así Petro haya dicho por allí, en alguna entrevista, que él es distinto, que aprendió de los errores del ‘chavismo’, que respeta la propiedad privada. Lo cierto es que esa cercanía ya se la están cobrando.

Por eso digo que lo mejor que le puede pasar a Uribe y sus huestes es que Petro lidere las encuestas. Es el candidato perfecto para unir todo el espectro político de la derecha. Fue guerrillero, es ‘altanero´ con las vacas sagradas del país, ‘ordinarión’, se enfrenta a los directores de medios de Bogotá, inteligente, pero es de izquierda y para muchos, esos tipos son ‘peligrosos’.

De manera que Petro marche con unos puntos arriba en unas encuestas es la ‘tormenta perfecta’. El combativo senador, que denunció la ´parapolítica’ y la corrupción, no demostró mucha capacidad para administrar ese otro país que es Bogotá y eso también entra a jugar. Pero a pesar de todo lo que tiene en contra, allí sigue pegado en las encuestas. Ordóñez quiso sacarlo del ring y tampoco pudo. Petro es tozudo, hay que reconocerlo. ¿Le alcanzará para llegar a la presidencia? No creo, ha sembrado demasiados enemigos poderosos y ya alcanzó su techo, pero que le ha puesto un condimento especial a la campaña presidencial, es innegable.

Sigue en Twitter @Gerardoquinte

VER COMENTARIOS
Columnistas