El Calvario del Valle

Abril 05, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

Asegura el gobernador encargado del Valle, Aurelio Iragorri, entre sorprendido y asqueado, que “ojalá lo dejen varios días en el cargo para poder destapar lo que hay que destapar en esta Gobernación”.Bienvenido señor Iragorri, porque eso es lo que necesitamos, conocer la podredumbre que se enquistó en la Gobernación del Departamento y que hizo metástasis en cada dependencia.Ya es hora de que nos cuenten la verdad de lo que se robaron en la Industria de Licores del Valle, de los torcidos en Acuavalle, que esculquen las trapisondas que haya en la CVC y que revisen palmo a palmo cada contrato de los últimos años para saber cuántos millones se perdieron de las rentas departamentales.“En la medida en que uno vaya destapando esas ollas se van a ir viendo afectadas distintas personas que estuvieron al frente de la administración en los últimos años”, dice Iragorri, como calentando el ambiente y lo que se viene ‘pierna arriba’ para varios de nuestros ‘ilustres’ mandatarios y sus amanuenses, muchos de ellos convertidos en ‘honorables’ congresistas.Un solo ejemplo sirve para ilustrar la ineptitud y sospechosa labor de estas administraciones cuando se revela el manejo irregular que se le ha dado a los bienes inmuebles del departamento. Deténganse en esta ‘perla’, se trata de 1.599 propiedades entregadas a particulares y algunas entidades públicas que sólo generan ingresos mensuales por cuatro millones de pesos. ¿Nadie se dio cuenta? ¿Ningún funcionario lo advirtió? ¿Nadie le contó a la Contraloría? ¡Por Dios! Tiene que venir un gobernador encargado, del Cauca, para más señas, para decirnos la clase de políticos que administraron los bienes del Valle.Coincido con usted, señor Iragorri, ojalá lo dejen, porque ya veo venir la cascada de acciones de tutela para intentar desalojarlo del puesto y evitar que se conozca esa verdad.Hoy el departamento es el ‘hazmerreir’ del país, su clase dirigente es una payasada, hay hasta que ‘importar’ de los departamentos vecinos a quienes deben dirigir los destinos de la región y traerlos para que sean ellos quienes destapen las ollas podridas.Llegó la hora del aseo, el Valle tiene una nueva oportunidad, ojalá no se presenten los mismos con otro vestido. Y, sobre todo, que los electores entiendan que es el momento del gran cambio, de darle un viraje a la política corrupta e inepta que se ha apoderado de este ‘valle de lágrimas’. ¿Tendrá alguna posibilidad de resurrección este Departamento? Vienen unos días de reflexión para recuperar la dignidad del Valle del Cauca, hoy convertido en un ‘departamento de quinta’ que no hace justicia con su historia pujante en el entramado nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas