Cuidado con Emcali

Abril 18, 2013 - 12:00 a.m. Por: Gerardo Quintero

El inminente retorno de la administración de Emcali al Gobierno Municipal debe tener muy preocupado al alcalde Rodrigo Guerrero. No será fácil controlar el apetito voraz de los congresistas vallecaucanos y concejales de la ciudad que verán la oportunidad de reverdecer viejos laureles y convertir nuevamente a la empresa de servicios públicos en la punta de lanza de su poder político.Guerrero tendrá una gran prueba de fuego, pues desde ya es claro que muchos politiqueros tienen un pie en la torre del CAM esperando ejercer el control de Emcali. ¿Cómo blindar a las empresas municipales de los malos manejos? ¿Cómo evitar que vuelva a caer en manos de un sindicato que le sacó hasta la última gota que podía exprimir? ¿Cómo evitar que lleguen gerentes del serrucho, secretarias privadas del negociado, directores jurídicos del chanchullo? Los años gloriosos de la empresa ya pasaron y qué tristeza comprobar cómo una empresa pública bien manejada, como la EPM, de Medellín, se convirtió en el bastión económico para esa capital antioqueña que hoy todos miramos asombrados. Aquí se nos olvida que gracias a los dineros que produjo Emcali fue posible contener y evitar la bomba social que implicó la llegada masiva de desplazados de la Costa Pacífica. Con gran parte de esos recursos que dio Emcali fue posible construir un Distrito de Aguablanca digno, que contuvo la presión social que amenazaba con pasar la Autopista y a la que tanto pavor se le tiene.Cómo sería de ‘agradecida’ esa empresa que hasta generó plata para que simple y llanamente se la robaran los politiqueros de turno. Emcali ha sido la caja menor de cuanto alcalde llegó a la Administración y el mejor negocio de los contratistas de la ciudad. Marchitado el negocio de Telecomunicaciones, algunos quieren vender a huevo la empresa, dejar solo el cascarón, sin entender que no hay mejor negocio que Emcali, con la clientela amarrada, negocio montado. Recuperar Emcali puede ser la salvación de la ciudad a futuro. Sus dividendos, como ocurre en Medellín, serán la garantía de esa inversión que hoy reclamamos. Alcalde, en sus manos está llevar a buen puerto la empresa, una vez se la entreguen. Blíndela para que no lleguen los mismos con las mismas trapisondas corruptas para robarse el patrimonio de esta ciudad. No más ratas en Emcali tiene que ser la cruzada de esta ciudad y usted, Alcalde, tiene que ser el garante de que la empresa renazca y no se vaya a feriar de nuevo. No habrá otra oportunidad para Emcali.

VER COMENTARIOS
Columnistas