Violencia y statu quo

Violencia y statu quo

Noviembre 17, 2017 - 11:50 p.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Inusitado. El profesor francés Daniel Pécaut y el profesor de la Universidad del Valle Alberto Valencia Gutiérrez, han realizado un esfuerzo descomunal que se materializa en el libro ‘En busca de la nación colombiana’; 453 páginas bien editadas por el Grupo Editorial Penguin Random House. Se trata de una conversación entre estos dos profesores, maestro y discípulo, traductor y admirador. Esta entrevista excepcional recoge las opiniones y remembranzas del profesor Pécaut sobre la violencia en Colombia, la bipartidista y la que surgió después del Frente Nacional; así como los procesos de paz tanto del general Rojas Pinilla, como del Frente Nacional y los que se iniciaron con el presidente Turbay hasta llegar a nuestros días. Rara vez tiene un lector oportunidad de contar con una versión coloquial y una historia intelectual de casi 60 años, de un sociólogo europeo que ha consagrado toda su vida a pensar y repensar lo que ha ocurrido en Colombia. Oficio que, afortunadamente, no ha abandonado. Leí el libro a saltos, con curiosidad y ansiedad desbordada.

El profesor Pécaut se caracteriza no sólo por el rigor de sus trabajos, que son fruto de sus lecturas y sus reflexiones, sino de entrevistas a los protagonistas, a otros analistas y visitas al sitio de los acontecimientos. Goza de gran respetabilidad por su consagración al tema, su objetividad, su espíritu crítico aún de sus propios escritos. Como es de esperarse, su posición no es complaciente, ni con los gobernantes, ni con los trabajos de sus colegas, ni con las Farc, ni con el M19, ni con los medios de comunicación, ni con el ELN, ni con los paramilitares, ni con los narcotraficantes. Elogia, sí, el grupo negociador del gobierno del presidente Santos, exalta la determinación del mismo para lograr lo que sus antecesores no habían alcanzado, no obstante ingentes esfuerzos.

Con frecuencia, el profesor Pécaut responde las preguntas de su interlocutor ofreciendo matices, como corresponde a una mente educada. Presenta el contraste entre la acogida al Frente Nacional y a los Acuerdos de la Habana; señala la brutalización de la violencia bipartidista o de la que nos llega hasta nuestros días y no vacila en reiterar la contribución de las Farc al mantenimiento del statu quo, o sea, al bloqueo de oportunidades de mayor progreso social, político y económico. Admirando el trabajo realizado por el Centro de Memoria Histórica, no escatima críticas al resumen publicado con el título de ‘Basta ya’.

Presenta originales análisis sobre el populismo en Colombia, la confrontación entre Jorge Eliécer Gaitán y el Partido Comunista, sobre cómo las elecciones de 1970 fueron una sorpresa para todos. Y hace una evaluación del Frente Nacional que va en contravía de esa especie de pensamiento único que se ha ido construyendo con respecto a este acuerdo político. Elogia a Lleras Restrepo y a Barco y critica a López Michelsen; recuerda el ‘silencio incómodo’ frente a los abusos de las Farc. Imposible recoger la riqueza de esta profunda conversación. Ojalá se hicieran debates sobre cada capítulo porque obtendríamos visiones que matizarían, aún más, los planteamientos del entrevistador y del profesor Pécaut. Concluyamos con una frase suya que parece aplicable a buena parte de las cosas que pretendemos analizar: “Los estereotipos reemplazan las explicaciones” (P.190).

VER COMENTARIOS
Columnistas