Supuestos retóricos de la paz

Supuestos retóricos de la paz

Octubre 19, 2013 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Sin duda, la retórica es una parte fundamental de la vida política. Cumple un papel pero no es un dogma ni siempre coincide con la verdad. Es conveniente desentrañar la retórica de la paz. Aquí se presentan algunos elementos.1. Que esta es la última oportunidad. Iniciamos los procesos de paz en la administración Turbay con Carlos Lleras Restrepo como el primer Alto Comisionado. Su propuesta no fue aceptada y renunció y desde entonces todos los presidentes, incluido el presidente Uribe, han adelantado procesos de paz. Diría que la oportunidad se construye.2. Que nunca antes se había avanzado tanto. Belisario Betancur ordenó un cese al fuego el 28 de mayo de 1984 que fue correspondido por las Farc. Y más adelante por otros grupos como el M-19, el EPL, la Autodefensa Obrera. ¿Y acaso durante el gobierno de Betancur además del cese bilateral de fuego no se creó un partido político de las Farc y no fueron elegidos senadores y representantes de esta colectividad, entre otros el propio ‘Iván Márquez’? ¿Y acaso los gobiernos de Barco y Gaviria no lograron acuerdos definitivos de paz con el M-19, la corriente de Renovación Socialista, el PRT, el Quintín Lame, etc.? ¿Acaso el M-19 no llegó cuasi triunfante a la Asamblea Nacional Constituyente y formó parte de su dirección tripartita? ¿Y el presidente Uribe no logró una desmovilización de los paramilitares y su extradición?3. Que existe la decisión mutua de hacer la paz. No la voluntad, no la intención, no el deseo sino, repitamos, la decisión mutua. Así se ha hablado siempre.4. Que existe una agenda acotada, manejable, viable que refleja la decisión de llegar a un acuerdo de terminación del conflicto, que es EL INICIO de la construcción de la paz. Un proceso que puede tomar 10 o 15 años. La verdad es que la interpretación del significado de la agenda ha sido el aspecto más contencioso. Lo que aparece diariamente es un desacuerdo sobre lo que quiere decir la agenda. ¡En esencia la agenda no es la agenda! Para el gobierno la agenda son seis puntos, para las Farc es su programa político que incluye el modelo institucional, económico, social, la industria extractiva, etc. Así es muy difícil como lo dice en su último comunicado Humberto de la Calle. ¡Las Farc no aceptan el marco jurídico que el gobierno elaboró durante varios años y que la Corte Constitucional ya validó!5. Las Farc no aceptan el mecanismo de refrendación que consideran debe acordarse bilateralmente y se pronuncian tozudamente en favor de una Asamblea Constituyente. Las Farc no aceptan el concepto de confidencialidad y consideran que este solamente se refiere a las “discusiones” pero no a los acuerdos. Las Farc tienen una concepción diferente sobre la participación política y la ven casi como un cogobierno, por ello insisten en que estamos en pie de igualdad, que la bilateralidad hay que respetarla. Las Farc afirman que ellas son víctimas y que el victimario es el Estado y que este no puede pretender ser juez y parte. Y tienen una concepción del tiempo radicalmente diferente a la del gobierno. Dicen que no hay afán, ellas compraron la tesis retórica de que llevamos 50 años de guerra y proclaman que ello no se puede superar en un corto tiempo. ¿Pero si es verdad que llevamos 50 años de guerra?

VER COMENTARIOS
Columnistas