Profundizando la apertura democrática

Noviembre 09, 2013 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

El Comunicado Conjunto sobre participación política hace indispensable reformas constitucionales que son las que se tramitarán, no por la vía de una Constituyente, sino por medio de varios referendos constitucionales que se presentarán para la aprobación de la ciudadanía en coincidencia con actos electorales, tal como lo autoriza la reforma de la ley estatutaria sobre participación que el Congreso aprobó recientemente (63 de Cámara y 73 de Senado, Gaceta del Congreso 847). ¿Cuántos referendos constitucionales? Los que sean necesarios, dice la nueva Ley. La elecciones de marzo y mayo (tres en total) son actos electorales en los cuales se pueden presentar esas consultas. Y, también, las elecciones territoriales del 2015. Estas últimas parecen más apropiadas dada la insistente referencia al territorio que caracteriza este proceso de paz. La paz se hace en las regiones y entre estas, en los territorios más afectados por la violencia.Se requerirá un Referendo para introducir las Circunscripciones Territoriales Especiales de Paz, que recuerdan las adoptadas por el artículo 12 Transitorio de la Constitución de 1991. El Presidente mencionó otros cuatro “aspectos concretos” del Acuerdo sobre el punto dos de la Agenda: 1) Un sistema integral de seguridad para el ejercicio de la política. 2) Un mecanismo para elaborar con todas las fuerzas políticas un Estatuto de Oposición. Existe en la Constitución de 1991 pero puede perfeccionarse con un apropiado desarrollo legislativo que se viene planteando desde el esquema Gobierno-Oposición de la Administración Barco, 1986-1990. La Ley de Garantías y otras incorporan elementos importantes, pero se debe hacer más. 3) Estímulos a la participación. La Constitución de 1991 es una de las más participativas del mundo y es producto de un amplio proceso de participación (convocatoria y elaboración). Y una Ley Estatutaria sobre participación espera la luz verde la Corte Constitucional. Esta facilita la utilización de los múltiples mecanismos existentes. 4) La creación de una Misión Electoral que le devuelva al sistema electoral transparencia y eficacia. Los que han estudiado el tema hablan de un 20% de fraude y algunos senadores hablan de un Cartel que redistribuye votos sobrantes. Sin duda, es urgente una modernización y limpieza del sistema. Estas reformas no deberían esperar un acuerdo con las Farc. Son de la esencia para la transparencia, credibilidad y confianza en el sistema democrático. Al respecto cursan varias iniciativas legislativas que se pueden mejorar. Y si se quiere ir mucho más lejos se pueden convocar otros referendos para incorporar las reformas al ordenamiento constitucional.Así pues, estamos ante la posibilidad de varias reformas constitucionales por la vía del referendo, más expedita que la del Congreso y que les da una legitimidad enorme. Y en la mira está la descentralización, la naturaleza del gobierno municipal en el marco de una participación comunitaria estimulada y ampliada. Para ello deben crearse, desde ya, formas de pedagogía y de formación ciudadana que hagan de ese un proceso auténtico y no manipulado. Formidable y urgente tarea para Fundaciones, Universidades, colegios, medios de comunicación.Lo más importante: no habrá suspensión de las conversaciones. Debemos estar alerta para que el proceso electoral no se convierta en un rehén de las conversaciones de La Habana.

VER COMENTARIOS
Columnistas