Paula Moreno

Paula Moreno

Noviembre 01, 2014 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Se trata de una vallecaucana, nacida en Santander de Quilichao, y que orgullosamente lleva su condición de mujer afrodescendiente, con una formación académica sobresaliente en universidades tan reconocidas como la de Cambridge en Inglaterra y el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). Políglota y comprometida con el tema de la equidad, particularmente en lo que se refiere a la situación de la región Pacífico de Colombia pero, también, en todo el país.Ministra de Cultura a muy temprana edad, ha trabajado en la Universidad de los Andes y ha sido consultora de importantes organismos multilaterales. Internacionalmente se le ha reconocido ampliamente su liderazgo. Inicialmente lo hizo el Consejo de las Américas en el 2010. Luego, la Universidad de Yale que la incluyó en un grupo de 17 líderes escogidos entre miles de personas nominadas. Y, recientemente, la BBC de Londres hizo lo propio al señalarla entre las 100 mujeres que realizan actividades de gran significación en el mundo. A nadie debe sorprender, entonces, que cuando el nuevo Presidente de la Fundación Ford la conoció y con ella visitó sus proyectos en Quibdó, los que realiza con su fundación Manos Visibles, Poder Pacífico, quedó tan bien impresionado que pronto la sugirió para que fuera designada, y así ocurrió, miembro de la Junta Directiva de esta Fundación, en la cual solamente participan trece personas. Así como fue la primera mujer afrodescendiente nombrada Ministra, y la más joven, ahora es la primera vez que un ciudadano latinoamericano entra a formar parte del cuerpo directivo de esta influyente Fundación en el nivel global. No creo que haya llegado a los 40 años y ya exhibe una trayectoria de vida admirable. Por fortuna ha tenido, no siempre es así, un amplio y reiterado reconocimiento internacional y nacional. Debo recordar que, tanto el candidato Óscar Iván Zuluaga como Enrique Peñalosa, le ofrecieron que formara parte del tiquete de las candidaturas presidenciales, como vicepresidente. En ambos casos declinó, entre otras razones, porque su compromiso con la Región del Pacífico y la comunidad afrodescendiente es total. El propio presidente Juan Manuel Santos, desde el primer momento, la ha tentado con varias ofertas muy atractivas. Pero ella insiste en comprometer todo su tiempo en su Fundación Manos Visibles, que cuenta con el apoyo de varios organismos internacionales. Se propone, esa es la visión de Manos Visibles, ser en el año 2021 la “organización líder en generación de conocimiento y prácticas de innovación social para la reducción de las inequidades y prevención de violencias para centros urbanos en América Latina”. Ese es el tamaño de su ambición y de sus sueños. Por fortuna, universidades como el Icesi en Cali y Eafit en Medellín, se han aliado con ella para desarrollar programas académicos de alto nivel, que constituyen una oferta académica tardía pero de gran significación para toda la Región del Pacífico. Profesores tan distinguidos como Malcolm Deas, de la Universidad de Oxford, James Robinson, de la universidad de Harvard, un grupo destacado del MIT, miembros de la Junta Directiva del Banco de la República, Guillermo Perry, Manuel Rodríguez, han estado comprometidos en ofrecer sus conocimientos y experiencia en estos programas.Paula está llamada a nuevos y mayores reconocimientos. Ojalá cuente con todo el respaldo nacional e internacional para su noble tarea.

VER COMENTARIOS
Columnistas