Pacto por la excelencia en educación

Pacto por la excelencia en educación

Enero 25, 2014 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

¿Será que algún partido o candidato propondrá un Pacto por la Educación? Los estudiantes solo aprenden lo que tienen la oportunidad de aprender en el sistema educativo formal, en el sitio de trabajo, en el sistema educativo informal a lo largo de la vida, desde antes de nacer. Hablar de un Pacto por la Educación es hablar de equidad pero también de excelencia. En un mundo globalizado las desigualdades en asuntos básicos no son tolerables. La masificación, la perdida de estatus de los docentes, la precaria utilización de los recursos de aprendizaje disponibles, han afectado la calidad y crean desigualdades enormes. Sabemos que en Colombia hay islas de excelencia: profesores, bibliotecas, laboratorios, universidades, colegios, preescolares. Y sabemos, también, que existe la tecnología para compartir la excelencia en materia educativa. Ya no se justifican ni las islas de ignorancia o mediocridad ni las de excelencia.Estamos en la era del conocimiento y todos, en cualquier edad, debemos tener pleno acceso a las fuentes de conocimiento. La información y el conocimiento se van haciendo obsoletos pero no así la capacidad de aprendizaje. Los países están revisando sus sistemas educativos. Es que la prosperidad está asociada a la calidad del sistema educativo. La Constitución de 1991 en sus artículos 67 al 71 consagra los principios rectores contemporáneos en materia de educación, ciencia y cultura. La infraestructura de telecomunicaciones está ya casi lista en el nivel nacional. No habría, entonces, sitios lejanos para alcanzar la excelencia. Enredados en la excelencia educativa es un objetivo posible. Menos telebasura y más programación inteligente las 24 horas. La educación ya no es prisionera de ningún horario o calendario. El país todo es una gran Aula Virtual. Como el planeta. Es posible aprender y olvidar a ritmos diferentes. La tecnología permite mejorar las capacidades de los profesores, focalizando su trabajo en lo más educativo. Pueden ofrecerle a sus estudiantes recursos de aprendizaje accesibles que se acomodan a diversos horarios y circunstancias disímiles. Las 24 horas y todos los días han sido recuperados para el proceso educativo.En la década de los 90 se hizo evidente en Canadá una situación paradójica: al tiempo que había un desempleo del 14% tenían 600 mil plazas vacías. Es la incongruencia entre una educación no pertinente y la que responde a las necesidades del mercado. El sistema pronto se adaptó y ahora importa cerebros en áreas específicas. Recientemente he revisado muchas hojas de vida de afrodescendientes, un buen numero graduados en comunicación. ¿Qué salida laboral tienen en el Chocó y el Pacífico? Que no se proporcione una información relevante sobre las oportunidades, su remuneración y futuro afecta las decisiones de quienes buscan una educación mejor para prosperar. La frustración entre los egresados de las universidades crece, alimentando el sentimiento de injusticia y desigualdad. Profesionales educados, con capacidad de aprender, de reformularse para adaptarse a las exigencias del mercado es lo que se necesita. La presidente Michelle Bachelet está anunciando una revolución educativa. Chile será ahora un referente no en derechos humanos sino en la Educación. !Despierta Colombia! Menos mecánica electoral y más pensamiento es lo que necesitas para salir del atraso y la desigualdad.

VER COMENTARIOS
Columnistas